Mundo

Extrema derecha gana en Francia elecciones europeas

El primer ministro francés, Manuel Valls, se presentó en televisión para calificar el avance del partido antieuropeo y contrario a la inmigración como "un terremoto" para Europa y para Francia.
Reuters
25 mayo 2014 19:0 Última actualización 25 mayo 2014 19:0
Manuel Valls, primer ministro francés

Manuel Valls, primer ministro francés. (Reuters)

PARÍS.- El partido de extrema derecha Frente Nacional consiguió el domingo en Francia su primera gran victoria en las elecciones para el Parlamento Europeo, en medio de un importante avance de un bloque que se opone a la integración continental.

Sin esperar los resultados finales, el primer ministro francés, Manuel Valls, se presentó en televisión para calificar el avance del partido antieuropeo y contrario a la inmigración como "un terremoto" para Europa y para Francia, uno de los estados fundadores de la Unión Europea.

Los partidos críticos de la Unión Europea -de izquierda y derecha-, molestos por la austeridad y el masivo desempleo en la región, ganaban terreno en varios países, pero en Alemania, el miembro más grande del bloque, un partido de centro proeuropeo seguía liderando los comicios, según encuestas a boca de urna.

En Francia, el movimiento nacionalista de Marine Le Pen, que acusa a Bruselas de aspectos como la inmigración y la pérdida de empleos, se llevaría el 25 por ciento de las preferencias en los comicios, cómodamente por delante del partido conservador UMP, que lograría casi un 21 por ciento de los votos.

Por su parte, los socialistas del presidente francés Francois Hollande sufrieron su segunda humillación electoral en dos meses después de perder decenas de alcaldías, al ubicarse en tercer lugar con casi un 14,5 por ciento de las preferencias, según proyecciones basadas en resultados parciales.

Los primeros resultados oficiales para todo el bloque de 28 naciones mostraban que los partidos proeuropeos de centroizquierda y centroderecha mantendrán el control del Parlamento de 751 escaños, pese a que los euroescépticos más que duplicaron su representación.

El centroderechista Partido Popular Europeo, liderado por el ex primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, se encaminaba a obtener 212 escaños, según resultados preliminares.

"Ganamos las elecciones", dijo Juncker a periodistas, añadiendo que su partido tiene el derecho a presidir la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE.

Los socialistas de centroizquierda habrían obtenido un segundo lugar con 185 asientos, los grupos liberales tendrían 71 representantes y los Verdes 55.

Se esperaba que los grupos euroescépticos ganaran 143 escaños y la extrema izquierda otros 45.

POLITICA NACIONAL

El giro político podría sentirse más fuerte en la política de cada país que a nivel europeo, empujando a los partidos conservadores aún más a la derecha y presionándolos para que repriman la inmigración.

En Gran Bretaña, el Partido por la Independencia del Reino Unido, que busca la salida del país de la Unión Europea, consiguió una alta votación, superando tanto a la oposición laborista como a los conservadores del primer ministro David Cameron, según los primeros resultados.

La situación pone presión sobre Cameron, quien prometió un referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea en 2017, si es que es reelegido el próximo año.

"Todo el proyecto europeo es una farsa", dijo en televisión el líder populista del Partido de la Independencia, Nigel Farage. "No sólo quiero que el Reino Unido deje la Unión Europea, quiero que Europa deje la Unión Europea".

Pero en Holanda, el ultraderechista Partido por la Libertad (PVV), euroescéptico y antiislámico y que planea forjar una alianza con el Frente Nacional de Francia, se encontraba lejos de su objetivo de encabezar los sondeos y quedaba segundo.

En Alemania, proyecciones de la televisión indicaban que el partido Demócrata Cristiano (CDU) de Angela Merkel lograría el 36 por ciento de los votos, una baja respecto al 41,5 por ciento alcanzado en las elecciones federales del año pasado, pero aún así obtendría una clara victoria.

El centroizquiedista Partido Social Demócrata (SPD) conseguiría en Alemania el 27,5 por ciento de las preferencias, según el canal de televisión ARD.

En tanto, el partido antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) lograría por primera vez representación parlamentaria con el 6,5 por ciento de los votos, el mejor resultado hasta el momento para un partido conservador creado apenas el año pasado.

"Alemania ha emitido un claro voto proeuropeo y la alta participación es una buena señal de la idea de una unidad europea", dijo el principal candidato Demócrata Cristiano, David McAllister.

Algo diferente sucedía en Grecia, el epicentro de la crisis de deuda de la zona euro, donde se espera el movimiento de extrema izquierda Syriza gane con un 26,7 por ciento de los votos, dejando al partido gobernante Nueva Democracia en el segundo lugar de las preferencias con un 22,8 por ciento.

En Italia, la centroizquierda del primer ministro Matteo Renzi habría aguantado la fuerte arremetida del movimiento antisistema Cinco Estrellas, liderado por el comediante Beppe Grillo, según una primera encuesta a boca de urna.

En tanto, en España, el Partido Popular y el Partido Socialista, los principales grupos políticos, sufrieron un importante descenso en el número de votos, ya que por primera vez no sumaron ni siquiera el 50 por ciento de los sufragios frente al gran crecimiento de las opciones minoritarias.