Mundo

Expresidente de Guatemala llega a su país tras cumplir condena 

El expresidente de Guatemala llegó a su país el miércoles después de pasar en Estados Unidos los últimos meses de sus seis años de condena por recibir 2.5 millones de dólares en sobornos y lavar dinero.
Reuters
25 febrero 2015 22:46 Última actualización 25 febrero 2015 22:46
Guatemala

(AP)

El ex presidente de Guatemala Alfonso Portillo llegó a su país el miércoles tras ser liberado de una prisión estadounidense, donde cumplió los últimos meses de sus seis años de condena por recibir 2,5 millones de dólares en sobornos de Taiwán y lavar los fondos en bancos del país norteamericano.

En mayo del año pasado, un juez de distrito en Nueva York sentenció a cinco años y 10 meses de cárcel a Portillo, quien ya había pasado más de cuatro años preso desde su arresto en el 2010.

Decenas de seguidores del ex mandatario, que presidió Guatemala entre el 2000 y el 2014, lo recibieron en el aeropuerto internacional de La Aurora con música, vítores y mensajes de apoyo.

"La corrupción no empezó conmigo, ni terminó conmigo. La corrupción es endémica en el país", dijo Portillo, de 63 años, quien no descartó volver a incursionar en política en el futuro.

"Viví cinco años alejado de mi familia en cautiverio y me han servido para reflexionar", agregó en una conferencia de prensa.

El ex presidente centroamericano fue extraditado a Estados Unidos en mayo del 2013 después de una larga batalla judicial en las cortes de su país, que previamente lo habían absuelto de los cargos de malversación.

Las autoridades estadounidenses inicialmente acusaron a Portillo de desfalcar decenas de millones de dólares del erario público, incluyendo 2,5 millones de dólares de la embajada taiwanesa a la nación centroamericana destinados a la compra de libros para bibliotecas.

En marzo, Portillo se declaró culpable del cargo de conspiración para lavado de dinero, pero indicó que los 2,5 millones de dólares realmente fueron un soborno de Taiwán a cambio de que Guatemala siguiera reconociendo diplomáticamente al país asiático.

China sostiene que Taiwán no debería ser reconocida como una nación independiente porque es parte de su territorio. Ambos territorios han tenido gobiernos separados desde que el Partido Comunista ganó la guerra civil china en 1949.

Sólo 22 países mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán, entre ellos pequeños estados del Pacífico como Nauru y Palau, además de la Ciudad del Vaticano, Paraguay, Panamá, Haití, Nicaragua y Belice.