Mundo

Explosivos usados en ataques en París se fabricaron en Bélgica

La policía belga encontró en un departamento de Bruselas,
material para fabricar explosivos, restos de peróxido de acetona y cinturones hechos a mano, así como las huellas digitales de Salah Abdeslam, el hermano de uno de los atacantes
Reuters
08 enero 2016 6:22 Última actualización 08 enero 2016 6:22
Bélgica

Según las autoridades belgas, no habría un vínculo evidente entre los ataques en Paris y los hombres que murieron en las redadas. (Reuters)

BRUSELAS.- Investigadores belgas creen que los explosivos usados en los ataques en noviembre en París habrían sido fabricados en un departamento en Bruselas, el cual fue alquilado bajo un nombre falso y en el que se hallaron las huellas digitales de un fugitivo clave.

La policía encontró material que podría usarse para fabricar explosivos, restos de peróxido de acetona y cinturones hechos a mano durante una redada en un departamento el 10 de diciembre, dijeron fiscales federales en un comunicado.

Los fiscales que investigan las vinculaciones belgas de los ataques en París dijeron que el departamento, en el distrito de Schaerbeek, había sido alquilado bajo una identidad falsa que habría sido empleada por una persona que ya está detenida en relación con los atentados en Francia.

El hallazgo se suma a los indicios de que los tiroteos y ataques suicidas con bomba del 13 de noviembre en París en los que murieron 130 personas fueron planeados, al menos parcialmente, en Bélgica.

Dos de los atacantes habían estado viviendo en Bruselas y las autoridades belgas ya han arrestado a 10 personas, incluida la que alquiló el departamento en cuestión.

Los investigadores también hallaron una huella dactilar de Salah Abdeslam, el hermano de uno de los atacantes, que volvió de París la mañana siguiente a los ataques y aún no ha sido encontrado.

Muchos de los detenidos en Bélgica tienen lazos con Abdeslam, entre ellos dos personas que condujeron desde Bruselas horas después de los ataques para recogerlo y otra persona que lo llevó de una parte de la capital belga a Schaerbeek tras su regreso al país.