Mundo

Más de 70 muertos dejan atentados de yihadistas en Libia

El enviado especial de la ONU en Libia, Martin Kobler, denunció el ataque y exhortó a los libios a dejar a un lado sus diferencias y unirse para enfrentar el flagelo del terrorismo.
Reuters
07 enero 2016 6:19 Última actualización 08 enero 2016 5:0
Médicos asisten a un herido por el ataque de los extremistas. (Reuters)

Médicos asisten a un herido por el ataque de los extremistas. (Reuters)

MISRATA.-  Libia vivió ayer una jornada de atentados que dejaron al menos 72 muertos y más de 200 heridos, agravando la situación política y de seguridad que padece el país. En el ataque más mortífero desde la caída de Moamar Gadafi en 2011, un camión bomba estalló cerca de una base policial en la ciudad occidental de Zliten, lo que provocó la muerte de al menos 65 efectivos y dejó unos 200 heridos.

Nadie se atribuyó de inmediato la autoría del atentado, pero una filial local del grupo extremista Estado Islámico (EI) ha intentado expandir su presencia a Zliten desde su base central en Sirte, a lo largo de la costa del país del norte de África.

El enviado especial de la ONU en Libia, Martin Kobler, denunció el ataque y exhortó a los libios a “dejar a un lado sus diferencias y unirse para enfrentar el flagelo del terrorismo”. El atentado con bomba fue otro recordatorio más a los libios de que “se requiere progreso urgente” para darle fuerza a un gobierno unitario y reconstruir cuerpos estatales, dijo.

Los equipos de rescate sólo habían conseguido sacar 60 cuerpos de entre los escombros, indicó el portavoz del hospital de Zliten, Moamar Kaddi.

Las autoridades libias reconocieron que podría haber decenas de muertos más entre las ruinas.

Horas después, la explosión de un segundo coche bomba en un puesto de control de la ciudad de Ras Lanuf, en la costa central, dejó al menos siete personas muertas y once más heridas, mientras siete depósitos de petróleo fueron incendiados en los puertos de Sidra y Ras Lanuf por yihadistas.

CUATRO AÑOS DE CAOS 

Libia, que cayó en un caos tras el derrocamiento y asesinato del dictador Moamar Gadafi en 2011, se debate entre un gobierno islamista con sede en la capital, Trípoli, y un rival reconocido internacionalmente con administración en el este.

En tanto, un gobierno de unidad con apoyo de la ONU se asienta en la vecina Túnez.

Luego de los ataques, la Unión Europea (UE) urgió la “pronta” implementación del acuerdo político firmado entre las diferentes fuerzas políticas libias para un gobierno de unidad. “El pueblo de Libia merece paz y seguridad. Con el Acuerdo Político tiene una grande oportunidad de dejar atrás sus divisiones y trabajar junto, unido, contra la amenaza terrorista que enfrenta su país”, sostuvo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.