Mundo

Exiliados cubanos retornan y dan nuevo impulso a la isla

Superando décadas de acalorada oposición a sus dirigentes, algunos cubanos están regresando para impulsar en su tierra ideas empresariales. 
New York Times News Service
14 marzo 2014 20:41 Última actualización 16 marzo 2014 5:0
Etiquetas
Los cubanos han dejado atrás su irá contra el gobierno y han comenzado a impulsar negocios en ese país. (NYT Services)

Los cubanos han dejado atrás su irá contra el gobierno y han comenzado a impulsar negocios en ese país. (NYT Services)

LA HABANA - Las ideas comerciales han ido desde una franquicia de bikinis hasta una granja de cacahuate, restaurantes, así como empresas de diseño para software e interiores de hogares. Pero, incluso más novel que los argumentos de ventas - en un país donde el sentido emprendedor solía ser ilegal -, es la fuerza financiera detrás de ellos: cubano-estadounidenses cuyas familias perdieron sus negocios anteriores a manos del gobierno comunista de Cuba.

“Todo va enfocado a que la gente no pierda la esperanza y vea que lanzar un negocio es una forma de mejorar sus vidas”, dijo Eduardo Mestre, de 65 años de edad, banquero de Wall Street que regresó a Cuba el año pasado por primera vez desde 1960, para ver la capacitación inicial que él contribuye a financiar.
“Emocionalmente, es muy difícil no conectarse con la gente que tiene toda esta ambición en un lugar donde resulta muy duro mantener la esperanza”.

Muchos de los primeros cubanos en marcharse después de Fidel Castro están empezando a regresar, reuniéndose con la isla que dejaron llenos de amargura e ira, superando décadas de acalorada oposición a sus dirigentes y formando sociedades con cubanos en nuevas - y directas - formas.

1

Algunos están educando una nueva cosecha de empresarios cubanos que aprovechan las recientes aperturas limitadas para la empresa privada en Cuba. Exiliados republicanos de tendencia conservadora en Miami también han ayudado a financiar la renovación del santuario católico romano más reverenciado de Cuba. Jóvenes herederos de la familia Bacardí, que huyó de Cuba después de la revolución, dejando atrás lujosas residencias y un negocio de ron que daba empleo a 6 mil personas, están enviando ayuda para desastres y apoyando artistas. Además el barón del azúcar en Florida, Alfonso Fanjul, reconoció hace poco que él había vuelto a Cuba dos veces, reuniéndose con funcionarios cubanos y declarando más tarde que consideraría invertir bajo las “circunstancias indicadas”.

Ha sido un revés perturbador para una comunidad de exiliados que ha representado un pilar de apoyo para el embargo estadounidense en contra de Cuba durante largo tiempo, y si bien la actividad es legal a través de excepciones u otras licenciadas a las sanciones, algunos legisladores cubano-estadounidenses han respondido con indignación. Mario Diaz-Balart, representante republicano de Florida, tildó los viajes de Fanjul de una “traición”.

“La cuestión es, ¿Cómo podemos ayudar de mejor manera al pueblo cubano a que se libere de este régimen que ha estado ahí durante más de medio siglo?” dijo. “Y la mejor forma de hacer eso es negarle fondos al régimen de cualquier manera que podamos”.

Sin embargo, lo que ha surgido en Miami, Nueva York y otras partes en los últimos dos años, conforme el Presidente Raúl Castro ha abierto la economía, apenas una rendija, es un enfoque alternativo que da énfasis al compromiso de las bases populares, a menudo a través de iglesias, como una herramienta para darles habilidades e independencia del estado a los cubanos. Entre muchos cubano-estadounidenses que ahora se describen como parte de una diáspora, en vez de exiliados un nuevo sentido de responsabilidad - hacia cubanos en la isla, no hacia la propiedad que perdieron o a combatir a los hermanos Castro - ha cobrado fuerza.

“Nosotros pensamos que el compromiso, diálogo e interacción - reducir las barreras - es la mejor forma de desarrollar la sociedad civil”, dijo Mestre, “pero también, algunos de nosotros que sienten algo de respeto por los 11 millones de personas atascadas ahí, nosotros sencillamente sentimos que esa es la acción correcta a seguir”.

Agregó que él había buscado una relación con Cuba, pese a la pérdida de los hogares y negocios de su familia, incluyendo lo que alguna vez fue la mayor red de televisión y radio de Cuba, porque “la pérdida de nuestra propiedad y riqueza de alguna manera es secundaria al sentimiento sobre lo ocurrido al país y su pueblo”.

El creciente intercambio de personas, ideas y dinero es uno de los resultados de cambios de política a lo largo de los últimos años en Washington y La Habana que han abierto los viajes y el dar para cubanos y cubano-estadounidenses. Tras décadas de haber estado aislado por la política, el aeropuerto local siempre está atestado de cubano-estadounidenses que vienen a ver a familiares y acumulan* regalos, justamente como ahora es más común ver a artistas, académicos y disidentes cubanos en Florida o Nueva York, frecuentemente mezclándose con la élite establecida de los cubano-estadounidenses.

Cuba (NYT Services)
1

“La amplia tendencia es de cubanos, sin consideración a su tendencia política o ideología, que vienen aquí de visita, a vivir y trabajar, y van y vuelven”, dijo Julia E. Sweig, la directora de estudios latinoamericanos en el Consejo de Relaciones Exteriores. “Es una dinámica orgánica en la que la élite está participando”.

Para muchas familias, la transición de mantener Cuba a distancia a acercarla ha tomado tiempo y una discusión a través de múltiples generaciones. Cuando Kevin O’Brien y algunos de sus primos decidieron hace unos cuantos años atrás hacerse cargo de la Fundación de la Familia Bacardí, latente por largo tiempo, acordaron concentrar buena parte de su apoyo en Cuba, regresando a una versión de una vieja costumbre familiar: los parientes reúnen dinero entre todos y lo distribuyen entre una causa o persona elegidas.

No todos dan; actualmente hay aproximadamente 500 Bacardí y los desacuerdos sobre la patria son comunes, dijo O’Brien, el presidente de la fundación. Pero, desde que reactivó la fundación en 2012, la familia Bacardí ha reunido 28,000 dólares para filtros de agua después del huracán Sandy y financiaron campañas enfocadas a fomentar la expresión creativa, con arte, fotografía y música.

Los funcionarios cubanos parecen tolerantes, hasta cierto grado. Impacientes por mejorar su débil economía, dieron la bienvenida al dinero pero temen su poder, dijo un artista apoyado por la fundación que habló de manera anónima para evitar represalias. Agregó que si bien los dirigentes cubanos se habían vuelto más acogedores - ya no llamaban “gusanos” a los exiliados -, seguían siendo desconfiados, determinados a impedir que la influencia cubano-estadounidense se convirtiera en un desafío inmediato al estado.

Por ahora, los expertos dicen que eso parece improbable. El dinero organizado que va a Cuba, más allá de una suma estimada en 2,600 millones de dólares en remesas familiares, en su mayoría de Estados Unidos, sigue siendo relativamente poco. Buena parte de mismo sigue siendo canalizado a la iglesia católica, una de las pocas instituciones que tiene autorizado desempeñar un papel en la sociedad civil. La Orden de Malta suministró 800 mil comidas para adultos mayores en Cuba el año pasado, con aproximadamente 250 mil dólares en donaciones, en su mayoría de cubano-estadounidenses en Miami. Sin embargo, la policía cubana interrogó a algunas de las ancianas que estaban siendo alimentadas.

La Fundación Cuba Emprende, grupo sin fines de lucro del que Mestre es miembro del consejo directivo, también ha tenido dificultades para tranquilizar a funcionarios cubanos en cuanto a que sus fundadores - mezcla bipartidista de exiliados dedicados largo tiempo atrás al compromiso y otros que solo aceptaron la idea hace poco - solo están interesados en incubar pequeños negocios, siguiendo la línea de la política económica declarada por el gobierno. Las formas fiscales de tipo oficial de esta organización, entabladas recientemente ante Hacienda (IRS), asientan que ésta ha desembolsado aproximadamente 225 mil dólares hasta la fecha, nada de lo cual viene del gobierno estadounidense.

Miembros el consejo directivo dicen que funcionarios cubanos sugieren que Cuba Emprende debe formar parte de una conjura encubierta de Washington. Un instructor cubano en La Habana, quien habló de manera anónima a fin de proteger el programa, dijo que la presión había amentado a medida que Cuba Emprende crecía; para mediados de marzo, 731 graduados habrán completado el curso de 80 horas, pasado por la iglesia en un viejo seminario de la localidad y en una rectoría en Camagüey.

Legisladores cubano-estadounidenses que apoyan el embargo también parecen inconformes con el mayor compromiso, aun cuando Cuba Emprende y otros grupos en Cuba hacen énfasis en que su trabajo no viola el embargo.
El senador demócrata de Nueva Yérsey, el cubano-estadounidense Robert Menendez, descrito con frecuencia por funcionarios de la Administración como el principal impedimento de Washington para cambios mayores en la política hacia Cuba, dijo que ésta era simplemente ineficaz.

“No estoy viendo que este compromiso produzca los resultados que dijeron que traería”, dijo, agregando que “el régimen no se ha vuelto más abierto”, incluso a medida europeos viajan e invierten en Cuba, sin restricción alguna.

Mestre arguye que Menendez y otros partidarios del embargo en el Congreso son contraproducentes. “Con esa actitud, tan sólo le haces daño a la gente que estás intentando ayudar” concluyó.

Cubanos. (NYT Services)
Todas las notas MUNDO
Policía catalana desconoce si autor del ataque sigue vivo
Parlamento venezolano desconoce que Constituyente asuma sus funciones
Atacante apuñala a 8 personas en Rusia y es abatido por policías
Iré 'a la guerra' por Trump: Steven Bannon tras despido
Tras despido de la Casa Blanca, Bannon recupera su anterior empleo
Constituyente asume competencias del Parlamento de Venezuela
Maduro está involucrado en escándalo de Odebrecht, según exfiscal
Trump despide a su estratega en jefe, Steve Bannon
Videgaray busca apoyo de Cuba para resolver crisis en Venezuela
El 'efecto Harry Potter' está matando a estas aves
Esto es lo que sabemos de los atentados en Barcelona y Cambrils
Parlamento venezolano anuncia que desconocerá su "anulación"
Renuncian miembros de Comisión de las Artes por comentarios de Trump
Dos muertos y seis heridos tras agresión con cuchillo en Finlandia
¿Quién es Steve Bannon?
Ataque con cuchillo en Alemania deja un muerto
México y Cuba elogian vínculos bilaterales, sin referirse a Venezuela
Brasil amplía investigación de sobornos a firmas de EU y Grecia
Terroristas de Barcelona preparaban "atentados de mayor alcance": policía
Sigue remoción de estatuas confederadas pese a quejas de Trump
Trump presume de fronteras seguras en EU tras atentados en España
Erdogan pide a turcos en Alemania que voten contra Merkel
Cuarta persona detenida en relación con atentados en España
Ivanka Trump y Jared Kushner se reunieron con aliado de Putin
Estados Unidos defenderá a Japón en caso de ataque de Corea del Norte