Mundo

Ex represor chileno pide beneficios por información

10 febrero 2014 4:8 Última actualización 19 octubre 2013 19:54

 [Si el presidente, Sebastián Piñera autoriza, podemos entrar a conversar, formar una mesa de diálogo. Bloomberg] 


 

AP
 
Santiago.- El ex jefe de la policía represora de la dictadura militar chilena, Manuel Contreras, ofreció entregar información sobre el paradero de los restos de detenidos desaparecidos a cambio de beneficios carcelarios, informó este sábado su abogado René López.
 
"Si el presidente (Sebastián Piñera) autoriza, podemos entrar a conversar, formar una mesa de diálogo, chequear antecedentes, buscar por ahí y por allá", dijo López a la cadena a CNN Chile.
 
"Está la mejor disposición de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, de Carabineros, de Investigaciones (policía civil), de toda la gente que participó en estos hechos, de colaborar, de forma concreta y eficaz", añadió el abogado.
 
López dijo que "hay que sentarse a conversar" sobre lo que buscan a cambio, aunque consultado sobre si la reducción de las condenas sería uno de sus requerimientos, afirmó que "podría ser una posibilidad".
 
"No podemos hacer hipótesis... mientras no nos miremos a la cara y conversemos directamente el tema como hay que tocarlo, no como se ha tocado otras veces. Yo creo que esta será la verdad definitiva", dijo.
 
Contreras, quien cumple una sentencia de más de 300 años de prisión por delitos de lesa humanidad, y otros ocho ex represores de la dictadura militar fueron trasladados el 29 de septiembre de un penal exclusivo para violadores a los derechos humanos a otro con menos beneficios.
 
El ex director de inteligencia, Odladier Mena, también preso, se suicidó horas antes para evitar el traslado.
 
Semanas antes, en plena conmemoración del 40mo aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet, Contreras ofreció sendas entrevistas a tres canales de televisión, en las que negó la existencia de detenidos desaparecidos durante la dictadura.
 
La investigación oficial determinó que hubo un total de 40,000 víctimas durante la dictadura, de las cuales 3,095 fueron asesinadas por agentes represivos. De ellas, un millar continúan desaparecidas.