Mundo

Europeos podrían armar a rebeldes sirios, si EU rechaza hacerlo

12 febrero 2014 4:17 Última actualización 13 junio 2013 10:8

[Reuters / Archivo] 


 
Reuters
 
WASHINGTON.- Una de las consecuencias que enfrentaría el presidente estadounidense, Barack Obama, si decide no armar a los rebeldes sirios es que los estados árabes y europeos podrían intervenir más agresivamente, dividiendo aún más a las fuerzas insurgentes.
 
Tras ver que las fuerzas del Gobierno tomaron el estratégico pueblo de Qusair, asesores de seguridad nacional de Obama mantuvieron una serie de reuniones sobre qué más están dispuestos a hacer para ayudar a la oposición.
 
La caída de Qusair, señales de que la balanza podría estar inclinándose en favor del presidente Bashar al-Assad, la participación de combatientes del grupo libanés Hezbollah a su lado y las crecientes acusaciones de uso de armas químicas por parte del Gobierno han llevado a Washington a reevaluar su política.
 
La cumbre de la próxima semana del Grupo de los Ocho le dará a Obama la posibilidad de discutir opciones con líderes de Gran Bretaña, Francia y Rusia y podría influir en la decisión de armar a los rebeldes o si se hacen esfuerzos para ofrecerles un mayor respaldo.
 
Diplomáticos y analistas dijeron que si Obama elige no armar a los rebeldes, o tomar un rol más activo en la coordinación del flujo de armas y dinero desde otros, podría ver que estados como Arabia Saudita y Qatar suministren más financiamiento y material.
 
El peligro, dicen, es que esto podría acelerar una tendencia en la que las potencias extranjeras armen y financien a militantes de su preferencia en Siria, creando milicias como clientes fieles a sus patrones y socavando así los esfuerzos para desarrollar un frente rebelde unido.
 
"Si no hay una decisión (de EU) esta semana, creo que otras partes actuarán. Los árabes no pueden darse el lujo de perder Siria", dijo un diplomático que habló bajo condición de anonimato.
 
Las armas y el financiamiento de los estados del Golfo árabe han fluido hacia los rebeldes durante meses, mientras que países europeos como Gran Bretaña y Francia dejaron en claro que están considerando seguir el ejemplo.
 
Bajo su presión, la Unión Europea permitió que expirara su embargo de armas contra los rebeldes sirios.
 
En Washington, el secretario de Asuntos Exteriores británico, William Hague, insinuó el miércoles la posibilidad de hacer más para apoyar a los rebeldes, aunque no brindó otros detalles.
 
"Nos hemos reunidos varias veces para coordinar nuestras acciones y nuestra diplomacia y nuestro respaldo a la oposición", dijo sobre el grupo "Amigos de Siria", formado por 11 países, entre ellos Estados Unidos y sus aliados europeos y regionales.
 
"Continuaremos haciendo eso, y tal vez tengamos que intensificarlo de varias maneras en las próximas semanas y meses para que sea posible lograr una solución política en Siria", dijo el funcionario en una conferencia de prensa con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.
 
Estados Unidos ha evitado enviar armas a las fuerzas opositoras en parte por los vínculos cercanos entre algunos rebeldes y Al Qaeda, y el temor de que esas armas puedan terminar siendo utilizadas contra blancos occidentales y aliados de Washington como Israel.
 
Es posible que Obama no tome una decisión esta semana, o en breve. Dos diplomáticos dijeron que no esperaban una decisión para esta semana y analistas insinuaron que el presidente podría retrasar el hecho hasta analizarlo con otras potencias en la cumbre del G-8 que se realizará en Irlanda del Norte el lunes y martes.