Mundo

EU y Venezuela intentan limar aperezas 

Un funcionario de Estados Unidos con conocimiento del asunto dijo que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se dio cuenta de que si los estadounidenses pueden negociar con los cubanos, también pueden negociar con él.
Reuters
01 julio 2015 20:3 Última actualización 01 julio 2015 20:9
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. (Reuters)

Nicolás Maduro, vio oportunidad de dialogar con EU a partir de la reapertura con Cuba. (Reuters)

Washington y Caracas iniciaron uno de los diálogos más amplios en años en un intento por mejorar sus ásperas relaciones, dijo un funcionario de alto rango de Estados Unidos.

La diplomacia silenciosa, cuyo alcance no había sido reportado previamente, es una señal de que el acercamiento de Estados Unidos y Cuba podría ayudar a reformular otra difícil relación entre Washington y un país latinoamericano.

El funcionario, que tiene directo conocimiento de las negociaciones de alto nivel, advirtió de que el proceso estaba en una etapa inicial. Los intentos previos para mejorar los lazos han tenido corto alcance.

El esfuerzo del Gobierno venezolano más fervientemente crítico de Washington y un importante proveedor de petróleo al país norteamericano se da en momentos en que el presidente Nicolás Maduro lucha con una economía en problemas, que ha quedado más aislada desde el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

Maduro dio el primer paso en marzo, cerca de tres meses después de que Washington y La Habana anunciaron el 17 de diciembre el inicio de un proceso para restablecer los lazos diplomáticos, al solicitar un "canal directo de comunicación" con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Departamento de Estado, dijo el funcionario.

Cuba y Estados Unidos anunciaron el miércoles un acuerdo para restaurar relaciones diplomáticas.

"Se dio cuenta de que si podemos hablar con los cubanos, podemos hablar con él", dijo a Reuters el funcionario, quien solicitó no ser identificado por no estar autorizado a hablar en público sobre el asunto.

"Lo abordamos con mucha cautela porque ya habíamos visto esto antes", agregó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, la Presidencia y la Asamblea Nacional no respondieron a los pedidos de Reuters de declaraciones sobre el diálogo con Washington.

Funcionarios venezolanos han dicho que están buscando reparar las relaciones con Washington, luego que tocaron su punto más bajo cuando Venezuela ordenó a Estados Unidos reducir su personal en Caracas y Washington impuso sanciones a altos funcionarios de Venezuela.

En una señal del mejor clima, el senador republicano Bob Corker, director de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, está en Venezuela esta semana para reunirse con figuras de la oposición y el Gobierno como parte de una misión de investigación.

DOBLE VÍA

El diálogo se desarrolla en dos direcciones con el fin de separar los puntos en desacuerdo, como la represión de Venezuela a la oposición política, de los temas con intereses compartidos que incluyen las negociaciones de paz en Colombia y las elecciones en Haití, dijo el funcionario de Estados Unidos.

El poderoso presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, ha estado involucrado en las negociaciones pese a que es una figura polémica, precisó.

Durante un encuentro el 14 de junio en Haití, funcionarios estadounidenses presionaron a Cabello para que fuera fijada una fecha este año para las elecciones parlamentarias y para la liberación de los prisioneros políticos, incluyendo al líder de la oposición Leopoldo López.

Washington dejó en claro que si López moría por una huelga de hambre que había iniciado, esto implicaría el fin del diálogo.

SUPERVISIÓN DE ELECCIONES

Luego de la reunión, Cabello dijo -según el canal estatal Telesur- que Venezuela quiere mejores relaciones con Estados Unidos, pero que "intereses" las estaban bloqueando.

Diplomáticos de Estados Unidos también buscan alentar el rol de Caracas en el impulso para que la guerrilla de las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia (FARC) deje las armas como parte de las negociaciones de paz en curso.

"Es nuestra esperanza y nuestro esfuerzo ver que más estudiantes sean liberados", dijo el funcionario. El desafío a futuro es alcanzar un acuerdo para una supervisión significativa de las elecciones de diciembre, sostuvo.