Mundo

EU y Cuba sostienen reunión de mayor nivel en más de 50 años

Según un funcionario estadounidense de alto nivel, el secretario John Kerry y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez tuvieron una discusión larga y muy constructiva la noche de este noche en Panamá.
Reuters
10 abril 2015 6:48 Última actualización 10 abril 2015 6:48
John Kerry y Bruno Rodríguez

La reunión entre el secretario de Estado de la Unión Americana y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, representa la reunión de más alto nivel. (Reuters)

CIUDAD DE PANAMÁ. El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, sostuvieron conversaciones durante la noche de este jueves, en la reunión de mayor nivel entre ambas partes desde los primeros días de la Revolución Cubana hace más de medio siglo.

Kerry se reunió con Rodríguez en un hotel de Ciudad de Panamá en la medida más reciente hacia mejorar las relaciones desde que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció el 17 de diciembre un cambio histórico en la política sobre Cuba.

Los dos hombres hablaron durante al menos dos horas, sentados uno frente al otro en un restaurante-bar del hotel visible a través de unas grandes ventanas de vidrio. El gobierno de Estados Unidos dijo que la reunión salió bien.

"El secretario Kerry y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba Rodríguez tuvieron una discusión larga y muy constructiva esta noche. Ambos acordaron que hicieron avances y que continuaremos trabajando para resolver las cuestiones pendientes", dijo un funcionario de alto rango del Departamento de Estado.

Durante el encuentro, Kerry a ratos gesticulaba con sus manos a Rodríguez mientras funcionarios de seguridad hacían guardia afuera.

La reunión tuvo lugar en la víspera de la Cumbre de las Américas en Panamá, donde Obama y el mandatario cubano, Raúl Castro se reunirán con otros líderes de la región. Se espera que Obama y Castro, al menos, se den la mano.

Obama parece estar cerca de remover a Cuba de una lista de países que Washington dice que patrocinan el terrorismo.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha recomendado que Obama retire a Cuba de la lista, dijo el jueves un asesor de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense.

Se espera que Obama acepte, aunque no está claro si va a anunciar su decisión durante la cumbre.

La inclusión de Cuba en la lista ha sido un gran obstáculo para la restauración de las relaciones. Su remoción ayudaría a aliviar algunas sanciones financieras contra la isla y facilitaría que las empresas estadounidenses hagan negocios allí.

Un funcionario estadounidense dijo que Kerry y Rodríguez trataron de allanar el camino para la eliminación de Cuba de la lista. Estados Unidos ha presionado para que los cubanos ofrezcan garantías de no brindarán apoyo al terrorismo en el futuro, y Cuba ha respondido haciendo la misma demanda a Washington.

La decisión de Obama de intentar restablecer los lazos diplomáticos marca un cambio fundamental en las relaciones entre ambos países desde la Revolución Cubana, después de que el dictador Fulgencio Batista huyó de la isla el 1 de enero de 1959 y los revolucionarios de Fidel Castro tomaron el Gobierno.

John Foster Dulles y Gonzalo Guell fueron los últimos cancilleres de Estados Unidos y Cuba que sostuvieron un encuentro formal, el 22 de septiembre de 1958 en Washington, D.C., dijo un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato.

El encuentro de mayor nivel ocurrido después de la revolución fue en abril de 1959, entre el entonces vicepresidente Richard Nixon y Fidel Castro, quien se había convertido en primer ministro de su país a inicios de 1959.

Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se deterioraron poco después, y Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas en 1961.

También impuso un embargo comercial al que Cuba culpa de muchos de sus problemas económicos.

Obama ya ha relajado algunas restricciones comerciales y de viaje, pero sólo el Congreso controlado por los republicanos puede revocar el embargo, y el mandatario demócrata se enfrenta a la feroz oposición de algunos legisladores.