Mundo

EU revoca plan de Obama que beneficiaba a padres indocumentados

El  programa llamado DAPA  beneficiaría a padres de nacidos en el país del norte, que no contaban con antecedentes penales, otorgándoles incluso su residencia. 
Reuters
15 junio 2017 22:15 Última actualización 15 junio 2017 23:47
Según las leyes de Estados Unidos, solo los ciudadanos americanos pueden votar, los inmigrantes indocumentados no.

Según las leyes de Estados Unidos, solo los ciudadanos americanos pueden votar, los inmigrantes indocumentados no. (Foto AP

El Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, firmó el jueves un memorando que revoca un plan del expresidente Barack Obama para frenar la deportación de algunos inmigrantes indocumentados que son padres de niños residentes permanentes legales, dijo el departamento en un comunicado.

Obama esperaba incluir en su legado presidencial una reforma al sistema de inmigración de Estados Unidos y resolver la situación de unos 11 millones de personas que viven ilegalmente en el país. Sin embargo, el presidente Donald Trump ha prometido tomar dudas medidas contra los inmigrantes indocumentados.

El plan presentado por el expresidente pretendía permitir que cerca de cuatro millones de personas ilegales, sin tienen antecedentes criminales y que tienen hijos que son ciudadanos o residentes permanentes legales del país, ingresaran a un programa que los protegiera de la deportación y les brindara permisos de trabajo.

El programa, que fue anunciado por Obama en el 2014, nunca entró en vigor porque fue bloqueado por un tribunal federal.

Sin embargo, el plan enfrentó recursos judiciales de Texas y otros 25 estados que sostienen que Obama excedió los poderes que le otorgaba la Constitución de Estados Unidos al vulnerar la autoridad del Congreso.

Una corte de apelaciones federal bloqueó el programa y la Corte Suprema de Estados Unidos permitió que el fallo permaneciera vigente en una decisión dividida 4-4 el año pasado.

Kelly dijo en un comunicado el jueves, que revocaría la iniciativa, conocida como Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes (DAPA, por su sigla en inglés), debido a que "no hay un camino creíble para litigar la política ordenada".

Un programa anterior, Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), ofrece la oportunidad de asistir a la escuela y de trabajar a unos 750 mil inmigrantes que llegaron al país de manera ilegal como niños.