Mundo

EU realizará redadas para deportar a 100 mil familias de inmigrantes

En enero, el gobierno de Estados Unidos realizará redadas para retirar del país a 100 mil familias que ingresaron de manera ilegal a través de la frontera con México.
Reuters
23 diciembre 2015 23:44 Última actualización 23 diciembre 2015 23:44
Inmigrantes. (observatoriocolef.org)

La operación sólo tendría como objetivo a los adultos y niños. (observatoriocolef.org)

WASHINGTON.- El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos prepara una serie de redadas cuyo objetivo sería la deportación de cientos de familias que ingresaron ilegalmente al país desde comienzos del año pasado, reportó el diario The Washington Post.

Citando fuentes cercanas a la operación, el diario dijo que la campaña a nivel nacional del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos para deportar a los inmigrantes ilegales podría empezar tan pronto como a principios de enero.

Este sería el primer esfuerzo a gran escala para deportar a las familias que han huido de la violencia en Centroamérica, dijo el diario.

Más de 100 mil familias con niños y adultos han atravesado la frontera con México desde el año pasado, indicó el Post.

La operación sólo tendría como objetivo a los adultos y niños cuya remoción desde Estados Unidos ya fue ordenada por un juez de inmigración, dijo la publicación.

El diario dijo que la operación aún no ha recibido la aprobación final del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés). El DHS no respondió de inmediato a una solicitud de Reuters para hacer comentarios.

Expertos dicen que la violencia fue un factor clave que llevó a un repunte de las personas que huyeron desde América Central el año pasado, informó el Post.

La presión para llevar a cabo las deportaciones ha aumentado debido a una decisión judicial reciente que ordenó al DHS que comenzará la liberación de las familias alojadas en centros de detención, según el Post.

Defensores de los inmigrantes expresaron su preocupación por el plan.

"Sería un escándalo si el gobierno somete a las familias centroamericanas a tácticas para hacer cumplir la ley aún más agresivas", dijo al diario Gregory Chen, director de promociones de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración.