Mundo

EU e Irán expresan apoyo a nuevo líder iraquí

Haider al- Abadi llamó a “los poderes políticos que creen en la Constitución y la democracia a unir esfuerzos y cerrar filas para responder a los grandes desafíos de Irak”; mientras países consideran enviar más ayuda a los miles de personas expulsadas por los militantes suníes del Estado Islámico.
Reuters
12 agosto 2014 8:52 Última actualización 12 agosto 2014 8:52
Haider al-Abadi

Haider al-Abadi recibió el apoyo de Estados Unidos e Irán. (Reuters)

BAGDAD. El primer ministro iraquí recientemente designado recibió el rápido apoyo tanto de Estados Unidos como de Irán, al llamar a los líderes políticos a poner fin a las disputas paralizantes que han permitido a yihadistas tomar el control de una tercera parte del país.

Sin embargo, Haider al-Abadi aún enfrenta una amenaza en su país, puesto que el chií Nuri al-Maliki se ha negado a dar un paso al costado después de ocho años como primer ministro, en los que ha marginado a la minoría suní de Irak e irritado a Washington y Teherán.

Pese a esto, un alto funcionario del gobierno dijo que comandantes de las fuerzas militares que Maliki desplegó alrededor de Bagdad habían jurado lealtad al presidente Fouad Masoum y respetar la decisión del jefe de Estado de pedir a Abadi que forme un nuevo gobierno.

Potencias occidentales y agencias de ayuda internacional consideraron enviar más ayuda a las cientos de miles de personas expulsadas de sus hogares y amenazadas por los militantes suníes del Estado Islámico cerca de la frontera siria.

Por su parte, el secretario de Estado John Kerry dijo que Estados Unidos considerará los pedidos de asistencia militar y de otro tipo una vez que Abadi forme un gobierno para unir el país.

Subrayando la convergencia de intereses con respecto a Irak que marca la relación normalmente hostil entre Washington e Irán, el titular del Consejo de Seguridad Nacional de Teherán felicitó a Abadi por su nominación.

Al igual que las potencias occidentales, Irán está alarmado por el crecimiento de los militantes suníes en Siria e Irak.

Abadi, quien estuvo exiliado en Gran Bretaña, es visto como una figura menos polarizadora y sectaria que Maliki, quien también pertenece al partido islámico chií Dawa. Abadi, además, parece tener la bendición del poderoso clérigo chií de Irak.

La televisión estatal iraquí dijo que Abadi "llamó a todos los poderes políticos que creen en la Constitución y la democracia a unir esfuerzos y cerrar filas para responder a los grandes desafíos de Irak".

Un político cercano a Abadi dijo que el primer ministro designado había comenzado a contactar a los líderes de los principales grupos para consultarles sobre la formación de un nuevo gabinete. El presidente dijo el lunes que esperaba lograrlo en un mes.

Maliki calificó la nominación de Abadi como ilegal, pero no hubo mayores señales de oposición.