Mundo

EU busca reducir tensiones en Egipto

10 febrero 2014 4:50 Última actualización 06 agosto 2013 20:52

[Reuters]


 
 
Notimex
 
 
Una misión de Estados Unidos busca en Egipto reducir tensiones entre la Hermanad Musulmana, derrocada del poder el pasado 3 de julio, y el gobierno interino, que tiene el respaldo del ejército egipcio.
 
 
"Nuestro objetivo es trabajar con socios internacionales para ayudar al pueblo egipcio a reducir tensiones, prevenir la violencia y avanzar un proceso político inclusivo", señaló Jennifer Psaki, vocera del Departamento de Estado.
 
 

Indicó que desde hace dos días, el subsecretario de Estado, William Burns, acompañado del enviado especial de la Unión Europea, Bernandino León, y funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos, buscan en Egipto destrabar la crisis política que ya entró en su segundo mes.
 
 
Psaki indicó que Burns y León se reunieron con el presidente interino, Adley Mansour, y con el vicepresidente, Mohamed ElBaradei.
 
 
Reportes indican que uno de los objetivos de Burns es dejar en claro el distanciamiento de Estados Unidos con el gobierno del derrocado y detenido Mohamed Morsi.
 
 
Este sábado, en su primera entrevista desde la asonada militar que derrocara a Morsi, el general Abdel Fatah al-Sissi acusó a Estados Unidos de abandonar a Egipto y cuestionó si continuarían dando la espalda a los egipcios.
 
 
Paski desestimó que los senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham hayan afirmado durante su visita por separado a Egipto que el derrocamiento del presidente Morsi fuera un golpe de Estado, una caracterización que el gobierno de Obama ha evitado.
 
 

Declarar el derrocamiento de Morsi como golpe de Estado implicaría la obligación de suspender la ayuda militar de la Casa Blanca a Egipto.
 
 

"Nuestra posición no ha cambiado, el senador McCain y el senador Graham tienen derechos a su opinión, el gobierno de Estados Unidos ha declarado cuál es nuestra posición", dijo.
 
 
El Departamento de Estado no quiso comentar si la comitiva encabezada por Burns ofreció un trato a la Hermandad Musulmana para dejar en libertad a miembros de esa organización encarcelados a cambio de terminar las protestas callejeras y los campamentos de sus seguidores.