Mundo

EU analiza respuesta a fallida prueba de misil de Corea del Norte

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo que trabajan en consenso con sus aliados para desarrollar opciones para responder a lo que calificó como "un comportamiento provocativo, desestabilizador y amenazante".
Reuters
16 abril 2017 18:37 Última actualización 16 abril 2017 19:5
misil

(Reuters)

Estados Unidos, sus aliados y China están debatiendo una serie de posibles respuestas tras el último ensayo fallido de un misil balístico por parte de Corea del Norte, dijo el domingo el asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, indicando que hay un consenso internacional para actuar.

"Estamos trabajando junto a nuestros aliados y socios y con el liderazgo chino para desarrollar una serie de opciones", comentó el asesor de Seguridad Nacional H.R. McMaster en el programa "This Week" de la cadena ABC. "Esta última prueba se ajusta al patrón de comportamiento provocativo, desestabilizador y amenazante del régimen norcoreano", declaró.

Asimismo, aseguró que el mandatario pidió al Consejo de Seguridad Nacional que integre el esfuerzo de los Departamentos de Defensa y de Estado y las agencias de inteligencia para desarrollar opciones si "este patrón de comportamiento continúa y si el régimen norcoreano se niega a desnuclearizarse".

"Ahora hay un consenso internacional, que incluye al liderazgo chino, de que es una situación que no puede continuar

, agregó McMaster.

El misil norcoreano "explotó de forma casi inmediata" tras su lanzamiento el domingo, informó el Comando del Pacífico de Estados Unidos.

Horas más tarde, el vicepresidente Mike Pence llegó a Corea del Sur para hablar sobre el programa armamentístico cada vez más desafiante del Norte. Su visita se realizó un día después de que Corea del Norte celebrara una gran parada militar en su capital Pyongyang, en la que desplegó lo que parecían ser nuevos misiles balísticos de largo alcance.

Corea del Sur dijo que las muestras de fuerza del Norte "amenazan a todo el mundo", pero un asesor de política exterior estadounidense que viajaba con Pence en el Air Force Two pareció rebajar algo la tensión al asegurar que la prueba de lo que parecía un misil de medio alcance no fue una sorpresa.

Pence se encuentra en Seúl en su primera escala de una gira de 10 días por Asia, calificada por sus asesores como una señal del compromiso de Estados Unidos con su aliado frente a la creciente amenaza. El grupo de combate del portaaviones nuclear USS Carl Vinson también está en camino hacia la zona.

Corea del Sur, que alberga a 28 mil 500 soldados de Estados Unidos, advirtió de acciones punitivas si hay más provocaciones. "La muestra por parte de Corea del Norte de una variedad de misiles ofensivos en la parada militar de ayer y su atrevimiento al disparar un misil balístico hoy es una muestra de fuerza que amenaza a todo el mundo", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores surcoreano en un comunicado.

Durante un servicio religioso con las tropas estadounidenses para conmemorar el Domingo de Resurrección, Pence dijo: "Déjenme asegurarles que, bajo el liderazgo del presidente (Donald) Trump, nuestra resolución nunca ha sido más fuerte. Nuestro compromiso con esta histórica alianza con el valiente pueblo de Corea del Sur nunca ha sido mayor".