Mundo

Estrategia seguida por Arabia Saudita y Kuwait puede revertirse, subraya Escobar

Por su parte, el canciller venezolano, Rafael Ramírez, afirma que "no conviene a nadie una guerra de precios, con un barril por debajo de 100 dólares".
Gabriel Moyssen
20 octubre 2014 19:17 Última actualización 21 octubre 2014 5:0
Petróleo

A nadie le conviene una guerra de precios por un barril por debajo de los 100 dólares, afirmó el canciller venezonalo. (Bloomberg)

La estrategia seguida por Arabia Saudita, que buscaría encarecer la producción norteamericana de petróleo de esquisto o lutitas, así como frenar un mercado que genera más crudo del que puede consumir y asegurar su cuota de exportaciones, no está libre de riesgos y puede revertirse en su contra, afirmó Pepe Escobar, corresponsal itinerante del diario Asia Times de Hong Kong.

“Esto no va a funcionar a largo plazo, porque incluso El Riad estará en problemas si tenemos un barril como el que se proyectó para el primer trimestre de 2015 entre 70 y 80 dólares, cuando ahora se halla en 86-87 dólares”, expuso Escobar a la cadena rusa RT, al resaltar que hay una veintena de naciones que dependen de las exportaciones para financiar 50 por ciento o más de su presupuesto, entre las que se cuentan la misma Arabia Saudí, Irak o Ecuador.

La próxima reunión de la OPEP está programada para el 27 de noviembre y ayer crecieron los rumores de que no habrá un acuerdo para recortar la producción, ante la postura asumida por Arabia Saudí y Kuwait.

“La dura realidad es que estamos produciendo de 1.5 a dos millones de barriles diarios más de lo que se demanda. Las declaraciones sauditas y kuwaitíes dejan en claro que no harán nada hasta la reunión en Viena, que está a un mes de distancia”, opinó a Bloomberg Tom Finlon, director de Energy Analytics Group LLC, con sede en Jupiter, Florida.

Arabia Saudita produce 9.7 millones de barriles diarios, la tercera parte del total de la OPEP y Alí el Omair, ministro del petróleo de Kuwait, su más firme aliado en el bloque, indicó que un recorte tendrá poco efecto, ante la creciente producción en Rusia y Estados Unidos.