Mundo

Este mapa de 1947 es clave en las pretensiones territoriales chinas

Beijing reclama la jurisdicción de siete islotes en aguas del Mar del Sur de China, incluidas las islas Spratley y las Paracel, por donde pasa aproximadamente el 30 por ciento del comercio marítimo mundial.
Redacción
13 julio 2016 18:48 Última actualización 13 julio 2016 21:43
Mapa de China, 1947. (Especial)

Mapa de China, 1947. (Especial)

China recibió un golpe a sus ambiciones territoriales cuando la Corte Permanente de Arbitraje de la Haya falló que no tiene ningún título histórico sobre las aguas del Mar del Sur China Meridional.

Beijing reclama la jurisdicción de siete islotes / arrecifes en dicha zona, incluidas las islas Spratley y las Paracel (el mapa completo puedes consultarlo aquí), que son clave en el comercio marítimo.

El primer registro existente de China sobre esta zona data de un mapa de 1947 titulado “Mapa de las Islas del Sur de China” publicado por el Gobierno chino. En él se aprecian 11 líneas que abarcan prácticamente la totalidad del Mar del Sur de China.

En 1949, el mapa fue adoptado por el Partido Comunista, que lo modificó para remover dos líneas y darle el golfo de Tonkin a Vietnam.
En el área marcada están las islas Spratley y las Paracel, así como los arrecifes Scarborough (cercanos a Filipinas).

"El mapa de las nueve líneas no causó controversia entre 1949 y 2009 porque nadie dedicaba tiempo a hablar o pensar en él", señaló Julian Ku , profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Hofstra de Nueva York, citado por Quartz. "China rara vez se refería a él públicamente".

1
 

 Éste es un mapa actual de la zona en disputa.

Mapa del Mar de China. (Tomado de Google Maps)

Sin embargo, en 2009, Beijing presentó el mapa de las nueve líneas ante Naciones Unidas como una prueba de su supuesto territorio y para hacer frente al reclamo de Vietnam sobre la soberanía de Spratley y Paracel.

Seis países tienen diferentes reclamos sobre esta región por donde pasa aproximadamente el 30 por ciento del comercio marítimo mundial, lo que implica mercancías valoradas en 5 billones de dólares anuales.

"No hay evidencia de que China haya ejercido históricamente el control exclusivo sobre las aguas o sus recursos”, señaló la Corte de La Haya.

La resolución determinó que los islotes no cumplen los requisitos jurídicos de una isla por lo que no pueden pertenecer a China. De acuerdo con el fallo, al reclamar estos islotes, Beijing está reclamando aguas internacionales, ya que la Comisión del Derecho del Mar dicta que la Zona Económica Exclusiva es de 200 millas náuticas.