Mundo

Este es el lugar en el que China planea sus futuras exploraciones espaciales

A cuatro horas de la provincia de Jiuquan se ubica el Centro Satelital mediante el que China planea sus futuras exploraciones espaciales y uno de loes tres lugares en el mundo en donde se envían humanos al espacio.
Bloomberg
27 noviembre 2016 17:51 Última actualización 27 noviembre 2016 20:4
Seis vuelos tripulados por seres humanos han salido de ahí, incluyendo la Misión Shenzhou 11 del mes pasado. (Especial)

Seis vuelos tripulados por seres humanos han salido de ahí, incluyendo la Misión Shenzhou 11 del mes pasado. (Especial)

Jiuquan alguna vez fue una región vacía a la orilla de la civilización china, donde el gran muro terminaba y la desolación del desierto Gobi empezaba.

Actualmente, a cuatro horas de dichos límites se ubica la estación espacial mediante la que China investiga y planea sus futuras exploraciones al espacio.

El Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan es la “ciudad espacial” de China, uno de los tres lugares en el mundo donde se envían humanos al espacio.

Seis vuelos tripulados por seres humanos han salido de ahí, incluyendo la Misión Shenzhou 11 del mes pasado.Viajes tripulados por humanos a la Luna y Marte son discutidos y analizados para realizarse en décadas futuras desde dicha estación, según Bloomberg.

1
 

 

(Especial)

En este sitio, no es normal que ingresen personas foráneas. Las autoridades hicieron una rara excepción para el lanzamiento del Shenzhou 11, dando oportunidad de visitar el ‘oasis’ a personas que no pertenecen a dicho lugar.

La creación de este sitio fue planeada desde 1956, como parte de los ambiciosos planes de Mao Zedong y con asistencia soviética, a quienes les facilitaron la realización de pruebas de misiles en dichas instalaciones.

Las operaciones en ese lugar son poco conocidas, incluso Bloomberg intentó ponerse en contacto con investigadores, profesores y personal gubernamental que labora ahí, pero todos se negaron a hablar sobre lo que sucede dentro.

Para llegar, se debe viajar por una delgada arteria de asfalto que serpentea entre rocas y montañas que está deliberadamente mal nombrado como si fuera un lugar dentro de Mongolia.

Después del filtro final resguardado por guardias, se puede hallar un sitio con amplias y extremadamente limpias avenidas, delineadas por árboles y rodeadas de lagos artificiales y césped.

En el sitio también se pueden apreciar espectaculares con la imagen del Presidente Xi Jinping y leyendas como “Explorando el vasto universo, trabajamos en la industria espacial y en construir para lograr nuestro incesante objetivo del sueño espacial”.

Los correos de Bloomberg enviados para conocer sobre la población del lugar no fueron contestados, pero según los reportes de Nanfang Daily tras la misión Shenzhou 8 en 2011, cerca de 35 mil personas habitan en la zona residencial de la base espacial, que se compone de cerca de 2 mil 800 kilómetros cuadrados, poco más del doble de la extensión de Los Ángeles.

“Esto es el desierto de Gobi, solo y desolado, pero con el tiempo se convirtió en mi hogar” dijo Yu Ling, residente que creció en la provincia de Heilongjiang, cerca de Rusia, a la agencia Xinhua.

Ante las restricciones que existen para que periodistas foráneos hablen de lo que ahí sucede, Xinhua reportó en septiembre que el reto más difícil para los residentes es exponer a sus hijos a la civilización que existe fuera de su pequeño pueblo.