Mundo

Obama pone fin a la política de los ‘pies secos- pies mojados’

En uno de sus últimas medidas como presidente de Estados Unidos, Obama finaliza la política que daba residencia legal a los cubanos que llegaban a Estados Unidos sin visa.
Corresponsal Vivían Nuñez 
12 enero 2017 15:46 Última actualización 13 enero 2017 5:0
Barack Obama

Barack Obama

LA HABANA.- Estados Unidos acordó ayer con Cuba poner fin, y con efecto inmediato, a la política conocida como “pies secos-pies mojados”, vigente desde 1995, que les otorgaba a los cubanos la residencia legal en ese país si tocaban territorio estadounidense, sin importar la vía utilizada para ello, y la devolución a la isla de quienes fueran interceptados en alta mar.

La política pies secos-pies mojados fue puesta en vigor por el presidente Bill Clinton como una precisión a la llamada Ley de Ajuste Cubano, aprobada en 1966 en el peor momento del enfrentamiento bilateral y que da a los cubanos que arriben a territorio estadounidense el estatus de refugiados. Esta ley solo puede ser derogada por el Congreso, al que el gobierno cubano llamó ayer a dar ese paso.

Durante las numerosas rondas de conversaciones migratorias entre La Habana y Washington, iniciadas mucho antes del deshielo de diciembre de 2014, la parte cubana había abogado reiteradamente por la eliminación de esta política.

Una declaración conjunta puntualiza que a partir de este 12 de enero, “los cubanos que intenten entrar a Estados Unidos de manera ilegal y que no califiquen para recibir asilo, serán devueltos a Cuba”, mientras La Habana,“consistente con sus leyes y las normas internacionales, recibirá a todos los ciudadanos cubanos” que intenten “entrar o permanecer irregularmente en ese país”.

Para las autoridades de la isla la implementación de estas y otras prácticas migratorias selectivas, con marcado carácter político, “provocó crisis migratorias, secuestros de naves y aeronaves y la comisión de delitos como el tráfico y trata de personas, el fraude migratorio y el uso de la violencia, con un impacto extraterritorial desestabilizador creciente sobre otros países de la región”.

El acuerdo alcanzado también elimina el denominado Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, vigente desde 2006, “que formaba parte del arsenal para privar al país de médicos, enfermeros y otros profesionales del sector, en una virtual operación internacional de robo de cerebro”, dijo La Habana.

En tanto, Jeh Johnson, secretario de seguridad nacional , declaró que “hasta donde permiten las leyes actuales de los dos países, Estados Unidos tratarán ahora a los migrantes cubanos en concordancia con la forma en que tratan a los ciudadanos de otros países”.

En la declaración conjunta se expresa además que EU seguirá garantizando la migración legal desde Cuba, con un mínimo de 20 mil personas anuales y que los dos países se pondrán de acuerdo sobre la lista de personas que, según Washington, deben ser devueltas a la isla.