Mundo

Mayoría de crimeos respalda unirse a Rusia; EU prepara sanciones

La Casa Blanca informó que el presidente Brack Obama le comunicó telefónicamente a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que en coordinación con sus socios europeos estaban listos para imponer costos adicionales a Rusia.
Reuters
16 marzo 2014 17:18 Última actualización 16 marzo 2014 22:43
 [Bloomberg] Barack Obama tiene un "sentido de urgencia", su meta es tener el proyecto de ley antes del 1 de marzo.

[Bloomberg] Barack Obama tiene un "sentido de urgencia", su meta es tener el proyecto de ley antes del 1 de marzo.

SIMFEROPOL/KIEV:- Un 96 por ciento de los votantes en la región ucraniana de Crimea respaldaron la unión con Rusia en un referendo, dijeron los líderes crimeos apoyados por Moscú, en una votación que las potencias occidentales han calificado como ilegal y han dicho que conllevará sanciones inmediatas.

En momentos en que medios de comunicación estatales rusos ofrecían un recordatorio del poder de su país para convertir a Estados Unidos en "cenizas radiactivas", el mandatario estadounidense, Barack Obama, habló con el presidente ruso, Vladimir Putin, y le dijo que él y sus aliados europeos están dispuestos a imponer "costos adicionales" a Moscú por violar el territorio de Ucrania.

El Kremlin y la Casa Blanca emitieron declaraciones diciendo que Obama y Putin ven opciones diplomáticas para resolver la crisis más grave en las relaciones entre ambas potencias desde la Guerra Fría.

Pero Obama dijo que las fuerzas rusas primero deben terminar las "incursiones" en su ex vecino soviético, mientras que Putin reiteró su acusación de que el nuevo liderazgo en Kiev, llevado al poder por un levantamiento el mes pasado contra su aliado electo, han fallado en proteger a personas de habla rusa de violentos nacionalistas ucranianos.

Moscú defendió una ocupación militar de Crimea, que cuenta con una mayoría de etnia rusa, al citar el derecho de proteger a los "ciudadanos pacíficos".

El Gobierno interino de Ucrania ha movilizado tropas para defenderse contra una invasión de su territorio continental del este, donde manifestantes pro-rusos han estado involucrados en choques mortales en los últimos días.

Con las tres cuartas partes de los votos del domingo contados en Crimea, un 95,7 por ciento había votado a favor de la anexión por parte de Rusia, dijo el principal funcionario electoral Mikhail Malyshev, según fue citado por la prensa local.

La participación en el referendo en la península del Mar Negro que alberga a dos millones de personas fue de un 83 por ciento, añadió - una cifra elevada teniendo en cuenta que muchos de los que se oponían a la consulta habían dicho que la boicotearían.

Funcionarios estadounidenses y europeos han dicho que una acción militar es improbable en Crimea, un territorio que los gobernantes soviéticos entregaron a Ucrania hace 60 años.

Pero el riesgo de una incursión rusa más amplia, en momentos en que Putin pone a prueba la debilidad occidental y trata de restaurar la influencia de Moscú sobre su antiguo imperio soviético, deja a la OTAN calculando cómo ayudar a Kiev sin desencadenar lo que algunos ucranianos llaman "la Tercera Guerra Mundial".

"Cenizas radiactivas"

Subrayando los riesgos, el periodista Dmitry Kiselyov, cercano al Kremlin, habló delante de una imagen de una nube con forma de hongo en su programa semanal de televisión para emitir una severa advertencia. Él dijo: "Rusia es el único país en el mundo que tiene la capacidad realista de convertir a Estados Unidos en cenizas radiactivas".

En la Plaza Lenin en el centro de la capital de Crimea, Simferopol, una banda comenzó a tocar incluso antes del cierre de las urnas mientras la multitud ondeaba banderas rusas.

El primer ministro regional Sergei Aksyonov, un empresario apodado "Duende" que tomó el poder cuando las fuerzas rusas ocuparon el territorio dos semanas atrás, agradeció a Moscú por su apoyo.

La asamblea regional se espera que apoye el lunes un plan para transferir la lealtad del territorio a Rusia antes de que Aksyonov viaje a Moscú, aunque el cronograma de una anexión final está en duda.

Putin podría optar por aplazar una decisión formal en momentos en que continúan las negociaciones diplomáticas sobre las sanciones económicas y diplomáticas que muchos Estados de la Unión Europea temen que podría perjudicar tanto a ellos como a Rusia.

"¡Amen a Putin, él es un gran, gran presidente!" dijo Olga Pelikova, de 52 años, mientras los fuegos artificiales iluminaban el cielo nocturno y otros crimeos dijeron que esperan disfrutar de la riqueza rusa impulsada por el petróleo después de dos décadas de inestabilidad y corrupción en Ucrania.

Pero muchos de la etnia tártara, musulmanes que constituyen el 12 por ciento de la población de Crimea, boicotearon la votación, temiendo un resurgimiento de la persecución que sufrieron por siglos bajo el dominio de Moscú.

"Esta es mi tierra. Esta es la tierra de mis antepasados. ¿Quién me preguntó si quiero o no?" dijo Shevkaye Assanova, un tártaro de unos 40 años. "Para el resto de mi vida voy a estar maldiciendo lo que estas personas trajeron. No reconozco esto en lo absoluto", agregó.

Una preocupación urgente para los gobiernos de Kiev y Moscú es la transferencia del control de las bases militares ucranianas.

Muchas de las bases están rodeados y bajo control de las fuerzas rusas, a pesar de que Moscú niega formalmente que tenga tropas en el territorio más allá de las instalaciones que arrienda para su importante flota del Mar Negro.

El domingo, las fuerzas armadas de Ucrania y Rusia acordaron una tregua en Crimea hasta el 21 de marzo, dijo el Gobierno ucraniano.

Los líderes de Crimea han dicho que las tropas ucranianas pueden servir a Moscú o tener una salida segura de la región. Pero algunos líderes en Kiev han dicho que esperan que sus fuerzas defiendan sus posiciones.