Mundo

Estado Islámico se atribuye ataque en iglesia de Normandía

El reverendo Jacques Hamel oficiaba misa para tres monjas y dos parroquianos en Saint-Etienne-du-Rouvray, cuando los atacantes irrumpieron y obligaron al hombre de 85 años a arrodillarse, antes de asesinarlo.
AP
26 julio 2016 19:38 Última actualización 27 julio 2016 21:28
La policía antidisturbios francés custodia la calle para acceder a la iglesia donde una toma de rehenes dejó un cura muerto en Saint - Etienne - du - Rouvray , Normandía , Francia. (AP)

La policía antidisturbios francés custodia la calle para acceder a la iglesia donde una toma de rehenes dejó un cura muerto en Saint - Etienne - du - Rouvray. (AP)

SAINT-ETIENNE-DU-ROUVRAY.- El grupo Estado Islámico cruzó el martes un nuevo umbral en su lucha contra Occidente, luego de que dos de sus seguidores atacaron una iglesia en Normandía, donde degollaron a un sacerdote de edad avanzada que celebraba misa y utilizaron rehenes como escudos humanos, antes de ser abatidos por la policía.

Fue el primer atentado del grupo extremista en contra de una iglesia en Occidente, y cumple con las añejas amenazas en contra de los "cruzados" en lo que los radicalistas describen como una batalla de varios siglos por el poder. Uno de los atacantes había intentado viajar a Siria en dos ocasiones; el segundo no fue identificado.

"Atacar una iglesia, asesinar a un sacerdote, es profanar a la república", dijo el presidente de Francia, Francois Hollande, a la nación luego de entrevistarse con el papa Francisco, quien condenó el asesinato de la manera más enérgica.

El reverendo Jacques Hamel oficiaba misa para tres monjas y dos parroquianos en una tranquila mañana en Saint-Etienne-du-Rouvray, cuando los atacantes irrumpieron y obligaron al hombre de 85 años a arrodillarse, antes de cortarle la garganta, de acuerdo a las autoridades y a una de las monjas que logró escapar.

La monja describió que vio a los atacantes grabar sus actos y dar un sermón en árabe alrededor del altar, antes de que pudiera escapar. El fiscal de París, Francois Molins, dijo que los otros rehenes fueron utilizados como escudos humanos para impedir el ingreso de la policía. Uno de los parroquianos, de 86 años de edad, resultó herido.

Los dos atacantes murieron a manos de la policía mientras huían del edificio bajo gritos de "Allahu Akbar" (Dios es grande), afirmó Molins. Uno de ellos llevaba tres cuchillos y un cinturón con explosivos falso; el otro llevaba un reloj de cocina envuelto en papel aluminio y tenía explosivos falsos en su mochila.

Se identificó a uno de los agresores como Adel Kermiche, un joven de 19 años que creció en la localidad e intentó viajar dos veces a Siria el año pasado utilizando documentos de identidad de familiares, pero que fue arrestado fuera de Francia y acusado con cargos preliminares de terrorismo.

Kermiche fue puesto bajo arresto domiciliario y con tobillera electrónica luego de que un juez invalidó la decisión de los fiscales y acordó liberarlo, indicó Molins. Sin embargo, el dispositivo de rastreo era desactivado algunas horas cada mañana como parte del acuerdo de vigilancia, detalló Molins, horas que correspondieron con el atentado del martes.

Un comunicado publicado en la agencia noticiosa afiliada al Estado Islámico, Amaq, afirmó que el atentado del martes fue perpetrado por "dos soldados del Estado Islámico" que actuaron en respuesta al llamado para atacar las naciones pertenecientes a la coalición que encabeza Estados Unidos en el combate contra el grupo extremista en Irak y Siria.

Haras Rafiq, director gerente de la Fundación Quilliam, describió el atentado como un parteaguas.

"Lo que estas dos personas hicieron hoy... fue cambiar los ataques tácticos para atacar a Roma... para atacar al cristianismo", afirmó.
Advirtió que el acto podría "radicalizar a personas de ambos lados de las comunidades. Musulmanes y no musulmanes".

Conforme Europa se habitúa dolorosamente a un verano de constante derramamiento de sangre, los extremistas buscan métodos más grandes para sorprender, detalló Rafiq. "Esto fue ingresar a la casa Dios. Fue un ataque y asesinato a un sacerdote".

"Hemos hablado sobre el peligro de la insurgencia yihadista global. Así es como se ve", subrayó.

La velocidad cada vez más rápida con la que el EI se atribuye responsabilidad en ataques y el creciente número de atentados ha puesto a Europa bajo alarma y temor.

Atacar una iglesia en la zona rural de Normandía hizo eco entre los líderes franceses y cristianos de toda Europa. Aunque Francia es oficialmente un país laico y la asistencia a las iglesias es baja, la nación tiene profundas raíces católicas. Los extremistas del Estado Islámico han exhortado a sus fieles a atacar las iglesias de Francia y se cree que el grupo planeó al menos un atentado previo en una iglesia, que falló luego de que uno de los atacantes se disparó en una pierna.