Mundo

Estado Islámico amenaza con atacar policías en Bélgica

El riesgo ha sido confirmado por la célula antiterrorismo de la policía federal belga, que recomendó a los directores de los diversos cuerpos de seguridad del país garantizar el máximo de medios de protección posible a sus funcionarios sobre el terreno.
Notimex
12 enero 2015 11:0 Última actualización 12 enero 2015 11:25
Siria Estado Islámico

Integrantes del Estado Islámico decapitaron a 10 personas, denunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. (Reuters)

El grupo autodenominado Estado Islámico (EI) amenazó con atacar policías belgas y sus familias en mensajes publicados en internet y enviados por teléfono celular en los últimos días, afirmó hoy el sindicato de esa institución de seguridad.

El riesgo ha sido confirmado por la célula antiterrorismo de la policía federal belga, que recomendó a los directores de los diversos cuerpos de seguridad del país garantizar el máximo de medios de protección posible a sus funcionarios sobre el terreno.

“Después del miércoles pasado hemos tenido información sobre un mensaje de celular que ha circulado mucho y que preconizaba un ataque directo contra policías en uniforme e aislados o sus familias”, explicó Vincent Gilles, presidente del sindicato, en entrevista a la televisión RTL.


“Un mensaje de celular no es prueba suficiente para decir que hay un riesgo, entonces no hemos querido caer en la psicosis. Sin embargo, el organismo antiterrorismo validó, el pasado viernes, la existencia de la amenaza”, observó.

En ese contexto, Gilles criticó el hecho de que los efectivos desplegados para proteger sitios sensibles, como locales de cultos religiosos, lo hagan actualmente sin armas o chaleco antibalas. “Es absolutamente inaceptable”, aseveró.

En el campo privado, muchos policías han decidido suprimir sus fotos o sus perfiles en las redes sociales para evitar ser identificados y están “muy atentos a todo lo que se pasa a su alrededor, en el metro, en el autobús”, afirmó el líder sindical.

El pasado miércoles dos radicales islámicos -Cherif y Said Kouachi- atacaron el semanario satírico francés Charlie Hebdo, matando a 12 personas, entre ellas dos policías.

El día siguiente, Amedy Coulibaly, aparentemente amigo de los hermanos Kouachi, asesinó en los alrededores de París a una policía desarmada y sin protección, además de herir un agente de tráfico.

Los tres terroristas fueron localizados y muertos por fuerzas especiales de la policía francesa en dos operaciones paralelas, el viernes.

Coulibaly había tomado una docena de personas rehenes en un supermercado judío en París, de las cuales cuatro fueron asesinadas.