Mundo

Especialistas cubanos buscan recuperar restos de fragata española

10 febrero 2014 4:58 Última actualización 31 agosto 2013 19:55

 [En Cuba han sido documentados hasta ahora casi 3 mil naufragios/Bloomberg] 


Notimex

La Habana.- Especialistas de la Oficina del Historiador de La Habana trabajan en el rescate de los restos del naufragio de una fragata española, ocurrido en 1814 debido a una fuerte tormenta invernal, reveló hoy la prensa local.

El director del Gabinete de Arqueología de esa Oficina, Roger Arrazcaeta, explicó que la fragata española Navegador encalló en Boca Chipiona, cerca de la localidad de Santa Cruz del Norte, actual provincia de Mayabeque, y se hundió el 4 de febrero de 1814.

Explicó que tras ser notificados por un vecino del lugar sobre la aparición de algunos de los productos que llevaba la embarcación, los especialistas del Gabinete verificaron la información y comprobaron que se trataba de la fragata Navegador.

"Lo insólito es que desde hacía tiempo el lugar era expoliado por buzos buscadores de 'tesoros', de quienes más de una vez sufrimos amenazas por enfrentarnos a sus innobles propósitos durante las expediciones al lugar", dijo el arqueólogo cubano al diario Granma.

Destacó que tales hechos delictivos han disminuido y pudieron rescatarse numerosas piezas que estaban en manos de esos saqueadores gracias al apoyo de la Policía Técnica de Investigaciones, especializada en Patrimonio, y otras instituciones.

Según Granma, en Cuba han sido documentados hasta ahora casi tres mil naufragios, como el de la fragata española Navegador, que está sumergida a una profundidad de entre seis y nueve metros.

Esta embarcación traía de Inglaterra piezas de vajilla fina inglesa, aditamentos para lámparas, grifos empleados en toneles de vino, tachuelas de tapicería y piedras de molino, entre otros objetos.

El diario indicó que por su privilegiada posición geográfica, esta isla caribeña se convirtió durante la época colonial en ruta comercial obligada del intenso tráfico naviero de mercancías de todo tipo entre América y Europa, particularmente el puerto de La Habana.

Las costas cubanas y sus aguas aledañas fueron escenario de numerosos naufragios de transportes navales entre el siglo XVI y el XIX, cuyos hundimientos obedecieron a fenómenos de la naturaleza y al desconocimiento de los fondos marinos.

También a causa de las guerras entre las potencias de la época, así como a los ataques de corsarios y piratas, agregó el rotativo.

En 1980, las autoridades cubanas crearon la empresa Carisub S.A. para sentar las bases en la exploración y rescate de embarcaciones hundidas en la plataforma insular de la mayor de las Antillas.