Mundo

España en incertidumbre tras voto fragmentado

El PSOE advierte que votará por el "no" a la investidura de Mariano Rajoy; Pablo Iglesias, líder de Podemos, dijo que no cuenten con su partido para entregarle el poder al PP. 
Agencias
21 diciembre 2015 22:22 Última actualización 22 diciembre 2015 5:0
El jefe de gobierno, Mariano Rajoy, durante la conferencia de prensa. (Reuters)

El jefe de gobierno, Mariano Rajoy, durante la conferencia de prensa. (Reuters)

MADRID.- La formación de gobierno en España, tras las elecciones generales del domingo, comenzó a complicarse para el presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP), quien advirtió que el país no puede permitirse un periodo de incertidumbre y anunció que abrirá negociaciones para intentar formar un ejecutivo estable con “las formaciones que comparten una serie de valores”, Ciudadanos y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), los cuales, sin embargo, de entrada rechazaron cualquier acercamiento.

Mientras el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguró que su partido no formará parte de ningún gobierno tras haber quedado en la cuarta posición en los comicios, Pedro Sánchez, presidente del PSOE dejó en claro que su partido votará en contra de la investidura de Rajoy para que gobierne otros cuatro años.

“El PSOE actuará con prudencia y responsabilidad y es el PP el que debe intentar formar gobierno; pero nosotros votaremos por el no a la investidura de Mariano Rajoy’”, dijo Sánchez.

Los números indican que si el PSOE vota en contra, Rajoy no podrá resultar elegido presidente del gobierno porque con la abstención de Ciudadanos no será suficiente.

“No vamos a formar parte de ningún gobierno porque no hemos ganado las elecciones. Somos conscientes de que les toca a otros mover las fichas”, dijo por su parte Rivera.

A su vez, Pablo Iglesias, líder de Podemos, tercera fuerza en los resultados de los comicios con 69 escaños en el Congreso, lanzó un mensaje claro a los socialistas y dijo que el PSOE no cuente con su partido para entregar el gobierno al PP.

RIESGO EN ECONOMÍA 

”Yo no he comenzado las conversaciones con nadie. Los partidos con los que voy a hablar son con los que coincido”, dijo Rajoy sin mencionar a ninguna organización política, durante una rueda de prensa que dio al término de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, en el que evaluó los resultados electorales del D-20, en los que bajó de la mayoría absoluta de 186 diputados que obtuvo en 2011 a 123.

“Independientemente de la fragmentación política, la mayoría de los votantes han apoyado a formaciones que comparten la defensa del orden constitucional, la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad entre los españoles, el papel de España en el exterior y la lucha contra el terrorismo”, añadió.

Subrayó que “España no puede permitirse un periodo de incertidumbre e indefinición política que dé al traste con la recuperación económica”.
“Yo lo que busco es estabilidad. No se puede gobernar sin apoyo. Es importante que haya estabilidad y seguridad, que es lo que hay que buscar y ya veremos cómo se plasma eso”, subrayó.

La situación podría perjudicar las inversiones de negocios justo en un momento en el que la economía española depende cada vez más de la demanda interna para impulsar su recuperación.