¿Es diferente ahora? Mejor que así sea para Argentina y el FMI
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Es diferente ahora? Mejor que así sea para Argentina y el FMI

COMPARTIR

···

¿Es diferente ahora? Mejor que así sea para Argentina y el FMI

Tras las negociaciones con el FMI para salir de la crisis económica, hay indicios de que el actual rescate de 50 mil mdd se está desviando de su trayectoria.

Bloomberg Por Patrick Gillespie, Jonathan Gilbert y Andrew Mayeda
07/09/2018
Presidente de Argentina Mauricio Macri.

Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) tienen historia. No del buen tipo. Su último acuerdo crediticio fue uno de los más desastrosos de todos los tiempos.

Es por eso que hay tanto en juego, para los dos lados, a medida que Argentina retoma el papel de prestatario del FMI después de casi dos décadas. Y ya hay indicios de que el actual rescate de 50 mil millones de dólares se está desviando de su trayectoria.

El presidente Mauricio Macri está presionando para revisar un acuerdo alcanzado hace menos de tres meses. Quiere más efectivo por adelantado para apuntalar el peso, cuya fuerte caída la semana pasada ayudó a causar una liquidación en los mercados emergentes.

Probablemente lo obtendrá. Pero eso sólo puede crear un nuevo conjunto de problemas para Macri, el primer líder argentino amigable con el mercado desde que el país dio un giro a la izquierda después del colapso de 2001.

Su nivel de aprobación ya se está desplomando, y ahora corre el riesgo de postularse para la reelección, en poco más de un año, en un contexto de austeridad estipulada por el FMI y con una economía en recesión.

Es difícil de vender en cualquier lugar. Es especialmente tóxico en Argentina, donde "fundamentalmente, el FMI es un villano" según Benjamin Gedan, director de Argentina Project del Wilson Center en Washington.

El gobierno de Macri ha estado hablando con el FMI esta semana, después de anunciar 6 mil millones de dólares en ahorros fiscales para el próximo año. El objetivo es un presupuesto equilibrado (antes del pago de intereses de la deuda), desde un déficit proyectado del 2.6 por ciento en 2018.

Incluso si eso fuera suficiente para mantener bien encaminadas las finanzas públicas, "la verdadera pregunta es si es políticamente viable", señaló Gedan. "La oposición y el pueblo argentino no creen en ello”.

Trabajar a favor de Macri es replantearse la austeridad que está en marcha en el FMI.

El Fondo también salió mal parado en 2001. El daño a su reputación no estuvo acorde con la depresión económica y el malestar social que sufrió Argentina. Aun así, fue suficiente para solicitar un informe interno de 85 páginas sobre lo que salió mal.

"La provisión de una nueva financiación significativa sólo postergó lo inevitable", fue una de las conclusiones. Traducido al idioma del FMI, eso significa: tiramos buen dinero tras el malo.

Paul Blustein identifica otro error. Después de consentir fuertes retrocesos fiscales por parte de Argentina al inicio, el FMI terminó poniendo su visto bueno en "una política presupuestaria muy constrictiva", según Blustein, autor de 'And the Money Kept Rolling In (And Out)', un estudio de la crisis de 2001.

"Su imagen sufrió en consecuencia", declaró. "Yo sólo puedo imaginar cuán ansiosas están las personas en el FMI para asegurarse de evitar otro rescate argentino fallido".

Argentina fue sólo el comienzo de la reeducación del FMI. Posteriormente puso dinero en Grecia, cuya economía siguió sin poder repuntar de la forma en que el FMI pronosticaba que lo haría.

Un documento transcendental en 2013, en coautoría con el entonces economista jefe Olivier Blanchard, identificó la raíz del error: reducir el gasto del gobierno, como se le requirió a Grecia bajo su programa, hizo más daño al crecimiento que lo que predecían los modelos del FMI.

Más tarde, el Fondo presionó por el alivio de la deuda griega y buscó distanciarse de la austeridad. "El FMI es una institución muy diferente de la última vez que trabajó con Argentina", dijo el portavoz Gerry Rice a periodistas el jueves.

Guillermo Nielsen, quien negoció con el Fondo como secretario de Finanzas de Argentina en los años posteriores al colapso de 2001, dice que no era fácil en aquel entonces persuadir al FMI de que los recortes de gastos acarrean riesgos.

"Tratamos de mostrarles los límites sociales de algunas de esas medidas", dijo. "Tuvimos momentos muy duros".

Pero cuando comenzaron las conversaciones con el gobierno de Macri este año, el propio FMI argumentaba lo mismo, de acuerdo con una persona familiarizada con su enfoque en las discusiones.

Los jefes del FMI estaban preocupados de que Macri podría perder apoyo interno y ser expulsado del poder, mencionó la persona. No querían que el programa se percibiera como otra ronda de austeridad del FMI para Argentina, y presionó para que se erigieran protecciones sociales.

La nueva postura del FMI puede verse reflejada en la ruta que Macri está siguiendo hacia un presupuesto más ajustado. Los subsidios para el transporte y la energía se reducirán, junto con el gasto de capital; sin embargo, los principales beneficios sociales no se recortarán. Incluso se aumentarán levemente.

El mayor ahorro no proviene de recortes de gastos sino de aumentos de impuestos a las exportaciones. En Argentina eso significa que los agricultores a gran escala sufrirán la mayor parte de las medidas.

Julio Reumann, quien tiene alrededor de 4 mil hectáreas (10 mil acres) de campos de cultivo y pastizales para ganado, dice que está bien el ajuste. "Nosotros los agricultores podemos soportarlo", comentó.

Reumann dice que apoyará al gobierno de Macri "hasta el final". Pero es crítico de la política del 'gradualismo' del presidente, y dice que Argentina necesitaba una terapia de choque. Y su apoyo no se extiende a la solicitud de préstamos del FMI por parte de Macri.

"Lo mejor sería que no nos prestaran nada", dijo el agricultor. "El dinero prestado sólo posterga una crisis para más tarde".