Mundo

Erdogan acusa a Holanda de 'terrorismo de Estado' y anuncia sanciones

El presidente de Turquía dijo que el 'terrorismo de Estado' de Holanda perjudicó a Europa y que "esos errores no se resuelven con disculpas, tenemos que hacer más".
AFP
14 marzo 2017 7:16 Última actualización 14 marzo 2017 9:7
Recep Tayyip Erdogan

El presidente turco ofreció un discurso en Ankara. (Reuters)

ANKARA.- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció este martes que su país iba a tomar "nuevas medidas" contra Holanda, a la que acusó de "terrorismo de Estado" por haber impedido la participación de dos ministros turcos en mítines de la comunidad turca.

"El terrorismo de Estado de Holanda el sábado perjudicó sobre todo a Europa y la Unión Europea", dijo Erdogan en un discurso pronunciado en Ankara.

El presidente habló de la matanza de Srebrenica en 1995, que los cascos azules holandeses no lograron impedir, un episodio vivido en forma traumática por Holanda.

"Conocemos a Holanda y a los holandeses por la matanza de Srebrenica. Sabemos como es su moral", está "quebrada por los 8 mil bosnios que fueron masacrados", dijo Erdogan.

"Nadie debe darnos lecciones de civilización", insistió el presidente turco.

Erdogan dijo por otra parte que una victoria del sí en el referéndum constitucional del 16 de abril era la mejor respuesta a los "enemigos" de Turquía.

"Vamos a trabajar más" en medidas contra Holanda, declaró Erdogan.

"Esos errores no se resuelven con disculpas, tenemos que hacer más", agregó.

Holanda y Turquía están inmersos en una crisis diplomática desde el sábado pasado, cuando el gobierno holandés impidió una visita prevista del ministro turco de Relaciones Exteriores Mavlut Cavusoglu y luego expulsó a la ministra turca de Familia Fatma Betul Sayan Kaya.

Erdogan respondió en forma vehemente, acusando a Holanda, como ya lo había hecho con Alemania, de prácticas "nazis" y "fascistas".

El lunes, Turquía indicó que no deseaba el retorno a Ankara del embajador holandés.

En julio de 1995, unos 8 mil  hombres musulmanes fueron masacrados por las fuerzas serbias de Bosnia en el enclave de Srebrenica (este).

Se trata de la peor matanza cometida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.