Mundo

Encuentro informal Castro-Obama en la ONU, prevé Cuba

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, aseguró que los presidentes Raúl Castro y Barack Obama coincidirán en Naciones Unidas a partir del próximo 25 de septiembre.
Vivian Núñez/ Corresponsal
16 septiembre 2015 21:17 Última actualización 17 septiembre 2015 5:0
Reconciliación histórica entre Cuba y Estados Unidos

Reunión histórica entre los mandatarios en Panamá. (Reuters)

LA HABANA.- Los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama, coincidirán en las Naciones Unidas y de seguro interactuarán entre ellos, aunque aún no está fijado un encuentro oficial, informó hoy el canciller Bruno Rodríguez.

En conferencia de prensa, que habitualmente solo dedica al informe que Cuba presentará ante las Naciones Unidas sobre el bloqueo y en la que en esta ocasión abordó diferentes temas, Rodríguez confirmó la presencia de Raúl Castro en el organismo mundial, a partir del próximo 25 de septiembre, cuando asistirá a la intervención del papa Francisco en la Asamblea General.

El jefe de estado de la Mayor de las Antillas, hablará ante ese órgano el 28, participará en varios eventos organizados por la entidad mundial, al tiempo que sostendrá intercambios con otros mandatarios y con sectores de la sociedad estadounidense, incluida la emigración cubana, precisó el ministro. Esta será la primera vez que Raúl Castro pise territorio estadounidense como presidente de Cuba.

Sobre la actual ola de migrantes en el viejo continente, el canciller expresó la preocupación de su gobierno por el hecho de que “la Unión Europea no avance en la solución de las causas profundas” que la provocan y lamentó que se pronuncie por el uso de la fuerza para detenerla.

En relación con la resolución que la isla presenta anualmente ante la Asamblea General de condena al bloqueo y que ha sido aprobada por inmensa mayoría, Rodríguez destacó que a pesar del acercamiento actual entre Washington y La Habana esa política continúa vigente y sigue causando daños a los cubanos, incluso a los que viven fuera.

El documento de este año, sin embargo, incluye un reconocimiento a Obama por su disposición a continuar trabajando con el Congreso para que derogue esa práctica y por las medidas ejecutivas que lo flexibilizan.