Mundo

En Venezuela opositores radicales rechazan diálogo

Después de dos meses de violentas protestas antigubernamentales, opositores al presidente Nicolás Maduro, encabezaron una multitudinaria marcha de universitarios.
Associated Press
12 abril 2014 17:52 Última actualización 12 abril 2014 17:57
Agentes

Agentes de la Guardia Nacional dispersaron con gases lacrimógenos y balas de goma una marcha convocada por estudiantes. (Reuters)

CARACAS.- Policías antimotines y agentes de la Guardia Nacional dispersaron el sábado con gases lacrimógenos y balas de goma una marcha convocada por estudiantes "por el futuro que queremos", en el marco de dos meses de violentas protestas antigubernamentales.

La manifestación contó con el respaldo de dirigentes opositores radicales al presidente Nicolás Maduro tras negarse a participar en el diálogo entre el gobierno y miembros moderados de la oposición.

Mientras estudiantes mediaban y formaban cadenas humanas para proteger a agentes de la Guardia Nacional de agresiones, los manifestantes arrojaron piedras y otros objetos a los agentes que cortaron el paso de la protesta, que tuvo lugar al cumplirse dos meses de los violentos incidentes registrados en la capital venezolana tras una multitudinaria marcha de universitarios y opositores. Aquella marcha fue encabezada por la ahora exdiputada María Corina Machado y el dirigente opositor Leopoldo López, detenido desde el mes pasado en una cárcel militar por su presunta responsabilidad en los hechos.

El movimiento estudiantil, principal promotor de las protestas callejeras, ratificó el viernes que independientemente de los diálogos los universitarios, las manifestaciones continuarán "de manera pacífica, pero con contundencia". Los estudiantes, que portaban pancartas en las que se podía leer lemas como "Resistencia" y "Maduro Dictador", exigen respuestas a la crisis económica social, a la alta criminalidad y piden respeto a los derechos de reunión, expresión y protesta.

Estaba previsto que los opositores recorriesen calles y avenidas desde tres puntos de la ciudad hasta la céntrica plaza Venezuela, localizada en el municipio Libertador, el único de los cinco municipios capitalinos bajo el mando de un alcalde oficialista y que es asiento de los poderes públicos venezolanos.

Desde tempranas horas, cientos de agentes de la Guardia Nacional y la Policía Nacional se apostaron en los principales accesos a la plaza. Luego de algunos forcejeos con los cuerpos de seguridad, la mayoría de los manifestantes se retiró pacíficamente rumbo al este de la capital.

"Rechazamos contundentemente los atropellos y agresiones. Este gobierno le tiene miedo a los estudiantes que valientemente se mantienen enfrentando pacíficamente a la dictadura", dijo el alcalde mayor del Distrito Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, que encabezó un tramo de la marcha y que se cuenta entre los más acérrimos críticos del proceso de diálogo con el gobierno, argumentando que no están dadas las condiciones para ello.

"Cómo se puede hablar de diálogo cuando se impide la protesta pacífica, se reprime una marcha pacífica, se criminaliza la disidencia", agregó.

Machado denunció que miembros de la Guardia Nacional se apostaron en los alrededores de la plaza Venezuela, impidieron la instalación de una tarima en el lugar y "se llevaron detenidos a estudiantes" sin una causa justificada.

El abogado Alfredo Romero, directivo de la ONG Foro Penal Venezolano, dijo a la prensa que al menos una decena de personas fue detenida durante los hechos.

Las autoridades repetidamente han negado el permiso a marchar a los estudiantes alegando que, el 12 de febrero, la oposición realizó una marcha similar que culminó en los violentos incidentes que dejaron un saldo de tres muertos, varias decenas de heridos y destrozos en instalaciones públicas.

Venezuela se ha visto estremecida desde febrero por protestas de universitarios y opositores, esencialmente de clase media, en contra de la desbordada inflación -que alcanzó en febrero una tasa anualizada de 57,3%-, el desabastecimiento de productos básicos y un alto índice de delincuencia.

Los incidentes registrados en Caracas y otras ciudades han dejado 41 muertos, 674 heridos y unos 2.285 detenidos, de los cuales 175 permanecen arrestados y sujetos a procesos judiciales, según la Fiscalía General.

La exdiputada opositora afirmó el sábado que el objetivo del gobierno con los llamados diálogos de paz es dividir a la coalición opositora.

"Si algo es evidente es que se pretende dividir las fuerzas de la unidad. Esta es una orientación, una línea desde La Habana, pero estoy segura que no van lograr confundir a los venezolanos que desde hace 60 días estamos en la calle librando una lucha ciudadana", dijo Machado a la prensa.

Agregó que "el gobierno sabe que logramos arrebatarle la careta, hoy el mundo llama a Maduro como lo que es, un dictador" y advirtió que "vamos a seguir en la calle hasta lograr un cambio político que permita que en el país haya justicia y libertad".

El canciller venezolano Elías Jaua declaró el sábado que el gobierno apuesta sinceramente al diálogo e insistió en que se debe mantener abiertos puentes con sus adversarios.

"Si tenemos que sentarnos con ellos y escuchar mentiras, medias verdades y verdades... tenemos que hacerlo para preservar la paz... nuestro deber es como gobierno, como revolución es tirarle puentes de plata para que se sienten", dijo Jaua ante decenas de seguidores del oficialismo.

"Ellos piden más perdón, leyes de amnistía. ¿Cuántas veces más? el problema no es que perdonemos o no perdonemos, el problema es que haya rectificación y ellos no vuelvan a incurrir en esta locura de intentar derrocar por la vía de la violencia a un gobierno democráticamente electo como es el del presidente Nicolás Maduro", indicó en alusión la propuesta que llevó la oposición al primer debate sobre la posible aprobación de una ley de amnistía para liberar a los llamados "presos políticos".

"Nosotros estamos apostando de manera sincera al dialogo, no queremos más muertos por razones políticas", agregó.

La primera reunión entre el mandatario y sus adversarios políticos terminó la madrugada del viernes sin acuerdos concretos, alimentando las dudas de que el proceso impulsado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) pueda ayudar a solucionar la crisis del país.

El gobierno y la oposición continuarán los diálogos el 15 de abril. A la primera sesión asistieron como testigos de buena fe los cancilleres de Colombia, Ecuador y Brasil, y el nuncio apostólico en Venezuela.

Todas las notas MUNDO
Miles de 'dreamers' no renovaron a tiempo para el DACA
Abogados de Facebook y Twitter testificarán ante Congreso de EU por caso ruso
40% de delitos a hispanos fueron cometidos por latinos en EU
Senadores votarán 'punto crucial' para aprobar reforma fiscal de Trump
Exfiscal general británico puede frustrar plan del Brexit de May
Trump no planea visitar daños por incendios forestales en California
Guardia revolucionaria iraní dice que acelerará su programa de misiles
Talibanes arremeten en base militar afgana; hay al menos a 43 muertos
May ofrece concesiones a ciudadanos de UE para desbloquear conversaciones del Brexit
España intervendrá pese a que Cataluña dice que no declaró independencia
Venezolanos confían más en su gobierno que los mexicanos
La oposición boicotea la juramentación de 18 gobernadores de Venezuela
Cataluña declararía independencia si España suspende autonomía
Balacera en oficinas de Maryland deja 3 muertos
Renuncia ministra tras 106 muertes en incendios en Portugal
Segundo juez federal bloquea restricciones de viaje de Trump
Carta de Comey demuestra que exoneró a Clinton, dice Trump
Avión saudí aterriza en Bagdad por vez primera en 27 años
España llama a embajador de Venezuela por comentarios de Maduro sobre Cataluña
Amenazas a Corea del Norte son "peligrosas y miopes": Hillary Clinton
Xi despliega visión de una "nueva era" en el congreso del Partido Comunista
Rajoy pide a Puigdemont "sensatez" para no ordenar intervención
Coche bomba deja siete muertos en Pakistán
Oficialismo logra 18 gobernaciones en Venezuela
Gobierno de Cataluña desestima ultimátum de Rajoy