Mundo

Venezuela: comer o pagar servicios

Largas filas y escasez de productos marcan la vida diaria en Venezuela; para subsistir, las familias alternan el pago de alimentos y servicios, ya que subsisten con 23 dólares al mes, equivalentes a 365 pesos mexicanos.
Lissette Cardona/ especial
10 marzo 2015 21:32 Última actualización 11 marzo 2015 5:0
En los supermercados venezolanos la gente es atendida de acuerdo a la terminación de su célula de identidad. (Bloomberg)

En los supermercados venezolanos la gente es atendida de acuerdo a la terminación de su célula de identidad. (Bloomberg)

CARACAS.- Al momento de escribir este reportaje, el salario mínimo en Venezuela equivalía a 23 dólares al mes -365 pesos-. El monto varía cada hora, según la fluctuación del dólar en el mercado negro, calculado en 244 bolívares. Hay otra tasa, la que fija el Sistema Marginal de Divisas, autorizada por el gobierno en febrero para la compra y venta de la moneda norteamericana. En la última subasta impuso su costo en 177 bolívares. El sueldo mínimo, calculado con base en esa tasa, es de 32 dólares.

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores, los venezolanos requerían en enero al menos tres salarios mínimos para adquirir alimentos para una familia de tres o cuatro personas. Señaló que se requerían 31 mil 883 bolívares (120 dólares en el mercado paralelo) para cubrir cada 30 días necesidades básicas como el pago de servicios, transporte, ropa y comida. La constante fluctuación repercute en la vida cotidiana. En las largas filas que se hacen en los supermercados, el tema habitual es el costo de la vida.

Mary Roa, ama de casa con dos hijos, cuenta por ejemplo que su esposo gana tres salarios mínimos, lo que es insuficiente. La mujer, de 37 años, tomó la iniciativa de ofrecer servicios de transporte escolar a compañeros de sus hijos. Así obtiene 4 mil bolívares extra al mes (15 dólares), que tampoco le alcanzan.

Estamos financiando la comida y los servicios con las tarjetas de crédito. El dinero no alcanza para nada y todo sube casi a diario. Hemos hecho un plan de deudas y pagos

“Un mes se paga por un servicio y el otro no. Con ese dinero se completa lo que falta de la comida o de otro servicio que se haya dejado de pagar o las mismas tarjetas. Al final vives en una trampa, con muchas deudas y sin posibilidad de salir de ellas”, señala.

En febrero el gobierno aumentó el salario mínimo mensual en 15 por ciento, pero también autorizó un incremento del transporte público en dos tandas de veinte por ciento cada una. La primera entró en vigencia en marzo. La siguiente se aplicará el uno de mayo. Se autorizó asimismo el ajuste del azúcar, la carne y el pollo. Ninguno se puede cubrir con un sueldo que equivale a 0.76 dólares diarios.

“A mí no me alcanza la plata. Es una situación difícil. No tengo hijos, pero mi pareja y yo vivimos en una habitación alquilada. Por las noches salgo con mi carro a trabajar como taxista, aunque cada vez la cosa se pone más difícil por la inseguridad. Esto es una ruleta, cualquiera se te monta en el carro y te asalta o te mata. Es peor”, dice Gregorio Márquez, trabajador bancario que gana poco más de dos salarios mínimos.

Venezuela ostenta un récord negativo. Su inflación acumulada de 78 por ciento y la tasa de desempleo de ocho la hacen encabezar la lista de naciones con más problemas para los consumidores, elaborada por Bloomberg. Marino González, experto en políticas públicas de la Universidad Simón Bolívar, explica que los venezolanos cada vez tienen menos poder de compra, debido a la imposibilidad del país de mejorar su desempeño económico.

“De los últimos siete años, el crecimiento fue negativo en por lo menos cuatro. Una economía que no crece y no tiene capacidad de crear riqueza se traduce en la caída del consumo, que se añade a la inflación”, afirma. Así se reflejan los indicadores expuestos por la CEPAL en 2014. La pobreza aumentó a 48 por ciento, tres puntos por encima de 1998. El 23 por ciento de quienes la padecen está en situación de pobreza extrema.

1
    

   

Personas luchan por obtener un turno para poder comprar alimentos en Caracas. (Bloomberg)


CAPACIDADES RELEVANTES

“Hay un deterioro severo de la capacidad adquisitiva y del sistema de protección estatal. Es notorio que las dificultades no cesan, que se suman a la disminución de los ingresos fiscales. La economía venezolana es la que menos ha crecido, pese a que tiene la mayor capacidad de producción de América Latina, es la economía petrolera de mayor desempeño. Es un país con capacidades relevantes, pero necesita un programa completo para recuperarse”, agrega González.

Todas las notas MUNDO
"Peor que Obama no será": Maduro sobre Donald Trump
Donald Trump y Martin Luther King hablan de votos
Hombre que atacó club nocturno en Estambul es capturado
Fiscalía surcoreana pide arresto del heredero de Samsung
FBI detiene en California a la esposa del atacante de Orlando
Nombran a embajador mexicano representante de la ONU en El Salvador
Obama advierte a Trump que no derrumbe el acuerdo nuclear con Irán
Ataques suicidas contra universidad de Nigeria dejan cuatro muertos
Trump espera pronta aprobación de dinero para el muro fronterizo
Europa es dueña de su propio destino: Merkel
Rusia pide paciencia y aguardar la toma de posesión de Trump
Accidente aéreo en Kirguistán deja al menos 37 muertos
Maduro renueva control económico en plena crisis
Estas son algunas guías sobre la política exterior de Trump
Piden no tomar medidas unilaterales para resolver conflicto palestino-israelí
Reportan al menos 26 muertos tras motín en cárcel de Brasil
Equipo de Trump considera mudar sala de prensa de la Casa Blanca
El Salvador vive un día sin asesinatos después de dos años
Irán no renegociará acuerdo nuclear
Esto es lo que Theresa May dirá en su discurso sobre el Brexit
Director de la CIA hace una ‘advertencia’ a Trump
Brexit, la amenaza para bancos con sede en Londres
Los "niños del Zika", un año después del brote de microcefalia en Brasil
Reino Unido busca frenar migración de la Unión Europea
Alertan sobre 'lobos solitarios' en toma de protesta de Trump