Mundo

Emigración ilegal, alentada por las políticas de Estados Unidos: Cuba

Da inicio el histórico encuentro bilateral Cuba-Estados Unidos. Josefina Vidal, directora general de la Dirección para EU de la cancillería cubana, puntualiza que continuarán la Ley de Ajuste y la norma de "pies secos-mojados".
Agencias
22 enero 2015 1:20 Última actualización 22 enero 2015 5:0
La reunión Cuba-EU se desarrolla en el Palacio de las Convenciones. (Reuters)

La reunión Cuba-EU se desarrolla en el Palacio de las Convenciones. (Reuters)

LA HABANA.- Al comenzar las primeras negociaciones entre Cuba y Estados Unidos tras el reacercamiento que ambos países anunciaron el 17 de diciembre, La Habana expresó que la política migratoria norteamericana hacia la isla, establecida en la norma de “pies secos-pies mojados” y la Ley de Ajuste de 1966, representa el “principal incentivo y estímulo” para la emigración ilegal y el “robo de cerebros”, aunque su contraparte puntualizó que “seguirán guiando” la estrategia estadounidense.

En conferencia de prensa tras la 28 ronda de pláticas sobre inmigración, Josefina Vidal, directora general de la Dirección para EU de la cancillería cubana, manifestó que ambas regulaciones alientan la emigración indocumentada hacia la Unión Americana, que en las últimas semanas se ha incrementado.

Sostuvo que la Ley de Ajuste alienta el tráfico de personas, la falsificación de documentos y las entradas ilegales a ese país, a través de terceros, de cubanos que viajan al exterior con sus papeles en regla. Vidal reconoció que la legislación solo puede ser reformada por el Congreso, pero apuntó que el gobierno del presidente Barack Obama tiene potestad para pronunciarse sobre la manera en que se aplica.

Elogió el clima “respetuoso y constructivo” de las conversaciones y el compromiso norteamericano para otorgar al menos 20 mil visas anuales a migrantes cubanos y visas para visitas temporales, pero rechazó la continuidad de la ley citada, concebida en pleno enfrentamiento durante la Guerra Fría, para alentar a profesionales y técnicos cubanos en terceros países a abandonar sus misiones, lo que representa “una práctica censurable de robo de cerebros”. “Expresamos esa preocupación porque atenta contra el espíritu y la letra de los acuerdos migratorios que estamos revisando”, dijo por su lado Gustavo Machín, subdirector de la misma dependencia. No obstante, puntualizó que el diálogo se ha desarrollado “con fluidez, apertura y un enfoque constructivo”.

De su lado, Edward Alex Lee, vicesecretario asistente para América del Sur y Cuba del Departamento de Estado, señaló que la política de Washington en la materia no variará, pero coincidió en que la reunión se ha caracterizado por un “espíritu de colaboración”, en la que también se evaluó el tema de los “excluibles”, es decir el grupo de cubanos que EU busca repatriar. Añadió que la reunión refleja el énfasis en el diálogo, pues se pueden encontrar asuntos de interés mutuo y seguir “un intercambio respetuoso y profundo”.

La víspera, un alto funcionario de La Habana que pidió el anonimato restó importancia al encuentro, al aclarar que “Cuba no está normalizando relaciones con EU, está restableciendo relaciones diplomáticas con EU. El proceso de normalización es mucho más largo y profundo”. Para avanzar al respecto, hoy Vidal se entrevistará con Roberta Jacobson, subsecretaria asistente de Estado para el Hemisferio Occidental.