Mundo

Elevan previsiones de crecimiento británico pese al Brexit

El Banco de Inglaterra decidió mantener su principal tasa de interés en un nivel récord de 0.25% mientras se sigue fortaleciendo la economía a pesar del referendo del año pasado para salir de la Unión Europea.
Reuters
02 febrero 2017 9:4 Última actualización 02 febrero 2017 9:4
reino unido

(Bloomberg)

El Banco de Inglaterra elevó su pronóstico para el crecimiento de Reino Unido en 2017 y algunos de sus miembros se manifestaron más preocupados por el avance de la inflación, pero en general el banco no mostró prisa en subir las tasas de interés mientras la economía se ajusta a las perspectivas de la separación de la Unión Europea.

El Banco de Inglaterra espera un crecimiento de 2.0 por ciento este año, desde su pronóstico previo de una expansión de 1.4 por ciento. La nueva cifra además supera ampliamente el 0.8 por ciento de crecimiento previsto por el banco en las semanas posteriores al plebiscito de junio, cuando se veía una recesión y el banco bajó sus tasas a un mínimo histórico de 0.25 por ciento.

Las perspectivas para el crecimiento en 2018 y 2019 se subieron en 0.1 puntos porcentuales para cada año. El banco central dijo que aún esperaba un aceleración de la inflación.

Algunos de los miembros del Comité de Política Monetaria manifestaron su temor a que se estuvieran construyendo presiones inflacionarias.

El Banco de Inglaterra ahora espera que la inflación alcance un techo de 2.75 por ciento a mediados de 2018, aunque muchos economistas calculan que superará el 3 por ciento.

El panorama para la economía británica sigue siendo altamente incierto por razones políticas vinculadas al Brexit y a la relación comercial con Estados Unidos. El gobernador del banco central británico, Mark Carney, dijo que al ajuste al alza de los pronósticos de crecimiento no implicaban que el plebiscito de junio no fuera a tener consecuencias.

"En realidad, el viaje del Brexit está recién comenzado. Si bien la dirección del viaje es clara, habrá giros y vueltas en todo el camino", dijo Carney durante una rueda de prensa tras el comunicado del banco.

El Banco de Inglaterra dijo también que sus miembros habían votado por 9 a 0 para mantener las tasas de interés estables en 0.25 por ciento. Carney señaló que eso no implicaba que fueran a quedarse necesariamente así en futuras reuniones.

Antes del anuncio del jueves, los mercados financieros consideraban un 50 por ciento de probabilidades de que el banco central británico subiera sus tasas este año. Pero la mayoría de los economistas dicen que eso probablemente no ocurrirá hasta mediados del 2019, cuando Reino Unido haya concluido las negociaciones del Brexit y abandone la UE.