Mundo

Elección parlamentaria en España, la más reñida en 38 años

El gobernante Partido Popular (PP) encabeza los sondeos, aunque lejos de la mayoría absoluta que obtuvo hace cuatro años, y posiblemente deberá recabar apoyos si quiere seguir en el poder.
Reuters
20 diciembre 2015 11:50 Última actualización 20 diciembre 2015 12:42
elecciones en España. (Reuters)

elecciones en España. (Reuters)

MADRID. - Los españoles votaban el domingo en las elecciones generales más reñidas de los últimos 38 años, marcadas por la irrupción de nuevos grupos políticos que buscan romper el bipartidismo imperante, un hecho que abre un horizonte inexplorado de pactos para gobernar con estabilidad los próximos cuatro años.

Con un 19 por ciento de indecisos, los 36.5 millones de electores están convocados a elegir a sus representantes tras un periodo caracterizado por escándalos de corrupción y un alto desempleo, mientras España comienza a recuperarse de una profunda crisis económica.

El gobernante Partido Popular (PP) encabeza los sondeos, aunque lejos de la mayoría absoluta que obtuvo hace cuatro años, y posiblemente deberá recabar apoyos si quiere seguir en el poder.


Los socialistas del PSOE serían segundos, seguidos muy de cerca por los liberales de Ciudadanos y Podemos - dos nuevas formaciones que han hecho de la regeneración y la lucha contra la corrupción sus principales bazas electorales-, lo que podría otorgarles la llave de la gobernabilidad, al igual que sucedió en muchas regiones tras los comicios de la primavera boreal.

"Me gustaría que haya un cambio y que nadie tenga mayoría para que ningún partido pueda hacer lo que le dé la gana sin escuchar a los demás", dijo Agustín Aduriz, un ingeniero de 30 años que votó por Podemos, un partido que rechaza la austeridad.

Las posibles ecuaciones tras estas elecciones incluyen una difícil gran coalición PP-PSOE, alianzas de centro derecha o centro izquierda o un Gobierno en minoría, y la opción de que los grupos emergentes permitan finalmente que gobierne el bipartidismo con la esperanza de desgastarlo aún más y sacar réditos en comicios futuros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado que, en caso de necesitar apoyos, preferiría un pacto de Gobierno que dé estabilidad a los cuatro años de legislatura, pero el resto de los principales partidos rechazan unirse al PP en coalición.

La participación provisional hasta las 14:00 horas, tiempo local, cinco después de la apertura de los colegios electorales, era del 36.94 por ciento, según datos del Gobierno, lo que supone apenas un punto porcentual menos que en el mismo momento de los últimos comicios de 2011.

Los expertos esperan una alta participación para estas elecciones. Los colegios electorales de varias ciudades del país veían filas para votar a primera hora de la tarde. En algunos centros de Madrid había pequeñas colas en la calle incluso antes de la apertura. 

Funcionarios del Gobierno dijeron que la jornada transcurría con normalidad, aunque con un despliegue de seguridad mayor que en las pasadas elecciones generales, tras los atentados de París en noviembre.