Mundo

El Vaticano ha removido
a 884 curas pederastas desde 2004

Ante el Comité de Naciones Unidas contra la Tortura, el representante de la Iglesia Católica dijo que desde 2004 se han removidos de su “condición clerical”, 884 curas por delitos de pederastia.
Notimex
06 mayo 2014 10:2 Última actualización 06 mayo 2014 10:21
Nave principal de la Catedral Metropolitana. (Cuartoscuro/Archivo)

Sin embargo, Silvano Tomasi dijo que no puede interferir en los casos de pederastia clerical en otros países. (Archivo)

GINEBRA. La Santa Sede reveló ante el Comité de Naciones Unidas contra la Tortura que 884 sacerdotes han sido removidos de su “condición clerical” desde el año 2004 por delitos de pederastia.

Al responder a preguntas de expertos del Comité, el representante de El Vaticano, el arzobispo Silvano Tomasi, dijo que 884 clérigos habían sido destituidos del ministerio por “acusaciones creíbles de casos graves de pederastia clerical”.

Asimismo a dos mil 572 sacerdotes que han cometido delitos de pedofilia se les ha impuesto el “castigo canónico” de retirarse a observar una vida de penitencia y oración tal como lo exigen las leyes de la Iglesia Católica.

Reconoció que desde 2004 a la fecha el Tribunal Clerical ha recibido tres mil 420 “acusaciones creíbles” de clérigos que cometieron abuso sexual a menores de 18 años.

“La mayoría de los casos datan de los años 50, 60 y 80”, aclaró.

Sin embargo, Tomasi intentó minimizar la responsabilidad legal y la rendición de cuentas en los casos de pederastia clerical perpetrados en el mundo de acuerdo al derecho internacional y lo que marca la Convención contra la Tortura.

El representante del Vaticano alegó que la Santa Sede no puede tener jurisdicción sobre todos los crímenes cometidos por los católicos en otros países.

Los sacerdotes, diáconos y obispos “están sujetos a la legislación de cada país en el que residen”, sostuvo Tomasi.

“La Santa Sede no puede interferir con los procesos internos de cada gobierno”, dijo ante el comité de expertos de Naciones Unidas.

Es por ello que la Santa Sede solamente puede juzgar a los sacerdotes con “acusaciones creíbles” de perpetrar violencia sexual contra menores con el peso del derecho canónico, explicó.