Mundo

El TCA no es una solución por sí sola a los conflictos del mundo, dice EU

Como parte de los trabajos de la primera Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas, Thomas Countryman, secretario adjunto de la Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación de Estados Unidos aseguró que un tratado no es la solución final.
Norma Anaya / corresponsal
25 agosto 2015 17:39 Última actualización 25 agosto 2015 17:40
En Cancún se lleva a cabo la Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas. (Cuartoscuro)

En Cancún se lleva a cabo la Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas. (Cuartoscuro)

CANCÚN.- Uno de los principales retos del régimen del Tratado sobre Comercio de Armas (TCA) es la universalidad, pues no será plenamente eficiente hasta que no estén inmersos todos los actores que deben estar, aseguró el embajador Jorge Lomónaco, presidente de la primera Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas, que se realiza en este destino.

Afirmó en entrevista que en este esfuerzo están representadas 69 de 71 partes, además de 51 signatarios y 12 observadores, miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que no han firmado ni ratificado, entre ellos China.

Durante el segundo días de actividades, indicó que deben participar todos los miembros de la ONU o por lo menos todos los grandes exportadores o importadores de armas, por lo que “hay que seguir insistiendo. El ritmo de ratificación del tratado no tiene precedente y eso manda una señal poderosa, genera presión moral y política a los que están fuera para que se incorporen”.


Thomas Countryman, secretario adjunto de la Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación de Estados Unidos, dijo durante su intervención en la sesión de este martes que "el Tratado no es una solución por sí sola a los conflictos que afectan al mundo, pero si es una solución que podemos utilizar eficazmente para abordar esos problemas”.

Afirmó que Estados Unidos - país signatario pero que no ha ratificado- continuará con su compromiso con el TCA. “Como ustedes hemos trabajado duro durante años para logar un acuerdo accesible, con el que se pueda trabajar y sea significativo”.

Pero, añadió, “es más importante que los estados dediquen aún mayor energía a sus decisiones nacionales para aprobar legislación y crear procedimientos para la exportación e importación de armas y desarrollar una cooperación multilateral en contra de traficantes”.

Concluyó que las decisiones naciones que se tomen en este conferencia, pero sobre todo las que se tomen los gobiernos representados aquí, en casa, determinarán si el TCA cumplirá con su potencial.

1
   

   

En Cancún se lleva a cabo la Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas. (Cuartoscuro)

Al respecto, Lomónaco Tonda, también representante de México ante organismos internacionales en Ginebra, señaló que la falta de conocimiento y entendimiento del régimen hace que haya algunas percepciones equivocadas.

Se refirió a Estados Unidos donde algunos sectores consideran o están convencidos de que el régimen, atenta contra los principios constitucionales básicos, cuando no es así.

“Los principios constitucionales en Estados Unidos de la segunda enmienda se refieren al derecho de posesión de armas en ese país, asunto que nada tiene que ver con el tratado”, señaló.

De hecho, destacó que Estados Unidos ya tiene un registro de armas desde hace años y los estándares del TCA son consistentes con los estándares de la legislación estadounidense, “es más bien un asunto político”, acotó.