Mundo

El Día de la Madre, la "segunda navidad" para los comerciantes chilenos

En Chile el Día de la Madre es la 'segunda navidad' para los comerciantes; las ventas se elevan significativamente con un promedio de compra de 1.5 regalos por persona. Por ejemplo, una florería puede vender en ese fin de semana 7 veces más que en un día normal.
Notimex
09 mayo 2015 11:52 Última actualización 09 mayo 2015 12:4
regalo

(Bloomberg)

El Día de la Madre, que se celebra en Chile este domingo, es para los comerciantes una “segunda Navidad”, con ventas que se elevan en forma notoria respecto de otras fechas que se conmemoran en este país.

De acuerdo con datos del gremio del comercio, la conmemoración del Día de la Madre es la segunda fecha más importante para el sector, tras la Navidad, con un promedio de compra de 1.5 regalos por persona.

En los últimos años, las compras electrónicas durante las dos semanas anteriores a la fecha se elevan en forma notoria gracias a ofertas y promociones especiales, no sólo en Chile, sino también provenientes desde el extranjero.

Los regalos preferidos de los chilenos para sus madres son las flores, los perfumes, los chocolates, los cosméticos, los zapatos y las visitas a restaurantes, varios de éstos últimos con reservas realizadas con semanas de anticipación.

En lugares posteriores se encuentran las ventas de teléfonos móviles, televisores, joyas y relojes, entre otros productos.

Según las fuentes, una florería del sector oriente de Santiago puede vender el fin de semana del Día de la Madre unos 11 mil 600 dólares, cuando sus ventas normales en un sábado y domingo no superan los mil 600 dólares.

En términos de cantidad, una florería vende durante este fin de semana siete veces más flores respecto de un día normal y tres veces más en comparación con el Día de San Valentín, aunque las rosas rojas dan paso a otras de colores más suaves.

El promedio de mesas ocupadas en los restaurantes a la hora del almuerzo del Día de la Madre, por otra parte, se incrementa en más del 80 por ciento, con una “rotación de comensales” bastante alta respecto a un fin de semana normal e incluso “listas de espera”.

Pese a que el Día de la Madre, correspondiente al segundo domingo de mayo, se instauró en Estados Unidos en 1914, en Chile se conmemoró por décadas en octubre, junto a otros como el “Día del Niño” y el “Día del Abuelo”, pero por razones comerciales se cambió a mayo.

El Día de la Madre se instauró oficialmente en Chile en 1976, aunque existen documentos del gobierno de la década de los años 1940 donde, para “remozar los sentimientos nobles de la vida”, se llama a festejar todos los años a las madres en una fecha en particular.

El día adquiere particular relevancia en este país en la década de los 80, en plena dictadura militar (1973-1990), cuando el consumo es promovido de manera importante en la sociedad, lo que es visto por los comerciantes como una oportunidad para incrementar sus ventas.

Sin embargo, en la década de los 2000 comienzan las voces contrarias al consumismo y se empiezan a promover regalos “no materiales”, como un mayor tiempo para compartir con los madres e incluso “más besos y abrazos que perfumes y chocolates”.

Esa tendencia se incrementó en los últimos años y la publicidad en televisión comenzó incluso a hacer referencia a ella, promoviendo “regalos” como más amor y trabajos manuales realizados por los propios niños que costosos productos vendidos por el comercio.