Mundo

Estado Islámico trata de destruir Templo de Bel; no están claros daños 

Mamun Abdulkarim, responsable del Departamento de Antigüedades y Museos en Damasco, confirmó que hubo una explosión enorme cerca del Templo de Bel, de dos mil años de antigüedad, pero sigue sin estar clara la extensión del daño.
AP
31 agosto 2015 10:10 Última actualización 31 agosto 2015 10:30
Palmira

La imagen muestra una panorámica del Templo de Bel, en Palmira, tomada en octubre de 2010.  (Reuters)

DAMASCO.- Un funcionario del gobierno sirio especializado en antigüedades dijo que sigue sin estar claro el alcance de los daños provocados por una explosión cerca del antiguo Templo de Bel, en la histórica ciudad de Palmira, controlada por milicianos.

Palmira era uno de los mercados importantes y ciudades de procesión del Imperio Romano, que la unía con India, China y Persia, algo que se refleja en el arte y arquitectura de la ciudad.

Varios activistas, incluido un residente de Palmira, informaron que un bombardeo del grupo Estado Islámico dañó considerablemente al templo de 2 mil años de antigüedad. El residente describió una enorme explosión y agregó que vio imágenes del daño, pero no logró acercarse al sitio.

Mamun Abdulkarim, responsable del Departamento de Antigüedades y Museos en Damasco, confirmó que "sin duda" hubo una explosión enorme cerca del templo que está en los alrededores de una amplia zona de ruinas romanas, pero agregó que sigue sin estar clara la extensión del daño.

Un miembro de la milicia radical Estado Islámico dijo a The Associated Press a través de Skype que el templo había quedado destruido, sin ofrecer más detalles. El insurgente habló bajo condición de anonimato porque los miembros del grupo no están autorizados para hablar con periodistas.

Residentes de Palmira dijeron a la agencia oficial de noticias siria que milicianos del grupo Estado Islámico destruyeron grandes partes del templo y llenaron de trampas otras partes de él, lo que ocasiona la preocupación de que pronto planeen destruir el resto.

En la misma zona, los extremistas destruyeron la semana pasada el más pequeño Templo de Baalshamin. Días después, publicaron imágenes de la destrucción.

Amr al-azam, un exfuncionario de antigüedades sirio que ahora es profesor en la Universidad Estatal Shawnee en Ohio, comentó que cree que se utilizó una gran cantidad de explosivos y que el daño al Templo de Bel sin duda era extenso. Sin embargo, advirtió que la información sigue siendo escasa.

"En mi opinión, éste es el acto más devastador hasta ahora. Realmente demuestra la habilidad de 'ISIS' de actuar con impunidad y la impotencia de la comunidad internacional por detenerlos", dijo al-Azm, utilizando un acrónimo alterno del grupo EI.

El templo, que data al año 32 d.C., muestra una combinación arquitectónica única del Oriente Próximo y grecorromana. Está dedicado al dios semítico Bel y se considera uno de los edificios religiosos más importantes del primer siglo.

El templo está compuesto por un santuario central en el interior de un patio con columnas con una gran entrada y forma parte de un complejo con otras ruinas, incluido un anfiteatro y algunas tumbas.