Mundo

EI se adjudica ataque a mezquita chií en Arabia Saudita; hay 4 muertos

El Ministerio del Interior dijo que un coche explotó frente a la mezquita al-Anoud en Dammam durante las oraciones del viernes, mientras testigos reportaron que un atacante suicida disfrazado de mujer se inmoló en el estacionamiento del templo musulmán cuando guardias le impidieron el ingreso.
Reuters
29 mayo 2015 8:59 Última actualización 29 mayo 2015 8:59
Arabia Saudita

El ataque a la mezquita fue con un coche bomba, aunque testigos dicen que un atacante suicida se inmoló. (Reuters)

ABU DABI/DUBÁI. El Estado Islámico se adjudicó la responsabilidad de un ataque con bomba en el que murieron cuatro personas en una mezquita chií en el este de Arabia Saudita, el segundo asalto en una semana que el grupo radical reconoce haber perpetrado en el mayor exportador de petróleo del mundo.

El Ministerio del Interior dijo que un coche explotó frente a la mezquita al-Anoud en Dammam durante las oraciones del viernes, mientras testigos reportaron que un atacante suicida disfrazado de mujer se inmoló en el estacionamiento del templo musulmán cuando guardias le impidieron el ingreso.

El ministerio dijo que cuatro personas murieron como consecuencia de la explosión, que incendió varios autos.

Residentes difundían imágenes del cuerpo de un hombre que sería el del atacante y otras fotos en las que se veían columnas de humo oscuro en un estacionamiento afuera de la mezquita.

Un video publicado en redes sociales mostraba que las personas congregadas dentro de la mezquita reaccionaron con sorpresa y alarma ante el ruido de una explosión fuera del edificio.

Un comunicado de Estado Islámico identificó al atacante como Abu Jandal al-Jizrawi, e indicó que había logrado alcanzar su objetivo pese al incremento de la seguridad.

La semana pasada, Estado Islámico se adjudicó la responsabilidad de un ataque con bomba contra una mezquita chií que causó la muerte de 21 personas y dejó más de 100 heridos, el episodio más letal en el país en años.

El grupo extremista reconoce abiertamente que está intentando aumentar la confrontación sectaria como forma de derrocar a la familia gobernante Al Saud, y ha instado a los jóvenes suníes de Arabia Saudita a atacar blancos chiíes.