Mundo

Donald Trump hace sus primeros 'contactos'

Quién contacta primero y de qué modo lo hace, da pistas diplomáticas acerca de cómo se relacionarán los diferentes gobiernos en su administración.
Bloomberg
11 noviembre 2016 11:2 Última actualización 11 noviembre 2016 18:11
(Foto:Bloomberg)

El presidente Ruso y la primera ministra de Reino Unido ya se han comunicado con Trump (Foto:Bloomberg)

El presidente electo estadounidense Donald Trump dijo a su homóloga británica que deseaba reavivar el tipo de relación que Margaret Thatcher y Ronald Reagan compartieron durante la década de los 80.

Le dijo a la Primera Ministra Theresa May que el Reino Unido es “un lugar muy, muy especial para mí y para nuestro país” en la llamada telefónica realizada a la 1:45 p.m., hora de Londres, de acuerdo con un mensaje de correo electrónico enviado por la oficina de May. Trump añadió que sería “el mayor honor posible” recibirla en Washington “lo más pronto posible”.

El término ‘relación especial´ ha sido utilizado para describir los vínculos anglo-estadounidenses desde Winston Churchill. Sin embargo, Thatcher y Reagan compartían una afinidad singular, por lo que el hecho de que Trump haga esta referencia es revelador. El ganador republicano de las elecciones de Estados Unidos ha elogiado al Brexit e indicado que Reino Unido estaría hasta el frente de la fila en lo que a tratados comerciales se refiera.

Quién hace contacto primero, y de qué modo, presenta pistas diplomáticas acerca de cómo los diferentes gobiernos se relacionarán con su administración. El Presidente ruso Vladimir Putin envió un telegrama de felicitación menos de una hora después de que se anunciara su victoria, y Enda Kenny, de Irlanda, le ganó a May en el teléfono. Otros parecen más prudentes: Angela Merkel, de Alemania, y François Hollande de Francia enviaron cartas.

Canadá
A otros no les queda más opción que hacer contacto rápidamente. Considere al primer ministro Justin Trudeau, en la vecina Canadá. Las dos naciones tienen mucho de qué hablar, empezando por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que Trump denostó durante su campaña y que afirma que quiere descartar. También está el oleoducto de Keystone XL, que el presidente Barack Obama rechazó pero que Trump en su lugar quiere reconsiderar.

“Si los estadounidenses quieren hablar del TLCAN, con mucho gusto hablo de él”, dijo Trudeau.

En su llamada a Trump, May hizo énfasis en la importancia del comercio y las inversiones con Estados Unidos, mientras Reino Unido negocia su salida de la Unión Europea.

Aunque Trump ha amenazado con una guerra comercial por lo que llamó la “violación” de China al sector manufacturero de Estados Unidos, ha dado a entender que a los británicos les daría un trato preferencial.

May también subrayó que los vínculos entre Estados Unidos y Reino Unido giran en torno a “mucho más” que el comercio, y aludió a los nexos militares y culturales entre ambas naciones. Pese a las aseveraciones de una relación cercana, legisladores de oposición señalaron que Trump aparentemente dio prioridad a las llamadas a otros aliados como Egipto, Corea del Sur y Turquía. Tardó más de un día en hablar con la líder británica.

Las naciones asiáticas querrán saber qué tanto de la retórica de campaña de Trump es igualada por sus actos una vez que tome protesta. Aunque ha amenazado con reanalizar la presencia militar estadounidense en Corea del Sur y Japón, reportes emitidos posteriormente desde Japón, Corea del Sur y Australia indicaron que Trump los tranquilizó en cuanto a su compromiso con sus alianzas de décadas.

No todos tienen prisa por tomar el teléfono. Trump, quien ha prometido declarar a China un manipulador de monedas desde su primer día en el cargo, aún no escucha del Presidente Xi Jinping.