Mundo

Disminuyen las muertes de mexicanos en la frontera norte 

La directora general de Protección a Mexicanos en el Exterior de la SRE, Reyna Torres, aseguró que las muertes de mexicanos en la frontera con estados Unidos están en su nivel más bajo en 5 años. 
Roxana González
31 julio 2015 0:42 Última actualización 31 julio 2015 5:0
Migrantes centroamericanos detenidos al intentar la frontera estadounidense. (Bloomberg)

Niveles de muertes en la frontera han disminuído. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- En los primeros cinco meses de 2015, un total de 61 mexicanos murieron en la frontera con Estados Unidos al tratar de entrar al país vecino, la cifra más baja de los últimos cinco años, en los que según datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, mil 624 connacionales han perecido, la mayoría de ellos en Arizona.

En entrevista con El Financiero, Reyna Torres, directora general de Protección a Mexicanos en el Exterior de la SRE, consideró que el descenso se explica en parte por la caída de los cruces ilegales de ciudadanos del país hacia la Unión Americana, que en 2014 fueron superados por primera vez por los de inmigrantes centroamericanos, pero también por el reforzamiento de las campañas de prevención en México y del nuevo programa de colaboración de los consulados en la zona limítrofe con la Patrulla Fronteriza de EU, lo que ha permitido rescatar con vida a más personas cuando son abandonadas por los traficantes o se extravían en áreas de alto riesgo, como el desierto de Arizona.

Torres destacó que a pesar de que la temporada en la que se registra el mayor número de decesos apenas inicia este verano, con el incremento de la temperatura, se prevé que la cifra para fin de año no superará a los 220 registrados en 2014. De marzo a mayo, dijo, sólo se reportaron ocho muertes, veinte menos que las del mismo periodo de 2014 y 32 menos que las de 2013.

Los mexicanos, sin embargo, siguen siendo mayoría en los decesos reportados por la Patrulla Fronteriza, seguidos por los centroamericanos, principalmente de Guatemala, Nicaragua y Honduras.

Para Javier Urbano, director del Programa sobre Migración de la Universidad Iberoamericana, la disminución de las víctimas se debe sobre todo a la caída de los cruces ilegales a consecuencia de la crisis económica y el desempleo que enfrentó EU a partir de 2008. “Llegó un momento en que pegaron a los indocumentados, que pasaban meses sin trabajo y muchos mexicanos simplemente entendieron que no valía la pena pagarle a un pollero o arriesgar la vida”. Ello, agregó, generó flujos de migración interna en México.

Al Rojas, vocero del Comité de Mexicanos en el Exterior, organismo de apoyo a los indocumentados, consideró que “afortunadamente” los inmigrantes viajan ahora con mejor información y “equipo” que les permiten sobrevivir más tiempo en caso de ser abandonados por los traficantes. Además, hay más grupos que les dan ayuda. “Este año, por ejemplo, contribuimos al rescate de unas 70 personas, el doble del año pasado”, añadió.