Mundo

Discurso temerario de Maduro no se traduce en acción, según bonistas

Pese a sufrir la inflación más alta del mundo, la escasez de productos básicos y las reservas en moneda extranjera tambaleantes, Maduro ha rehuido devaluar el bolívar o subir los precios de la nafta, al ser medidas impopulares.
Bloomberg
08 enero 2015 22:50 Última actualización 09 enero 2015 5:0
Nicolás Maduro

(Reuters)

Transcurridos ocho días desde que el presidente Nicolás Maduro prometió lanzar una “contraofensiva” para reactivar la economía de Venezuela, todavía no ha revelado una sola medida nueva. Para los bonistas, es un ejemplo más de que su discurso duro rara vez es seguido de acciones concretas.

Los pagarés soberanos del país perdieron 13.8 por ciento después del discurso televisado el 30 de diciembre, el nivel más alto de los países en desarrollo, en tanto una caída en picada del precio del petróleo ahonda el temor de que el gobierno reniegue de sus obligaciones. Venezuela y su compañía petrolera estatal tienen 68 mil millones de bonos en dólares pendientes y se negocian a 30 mil millones de dólares.

Pese a la economía debilitada en razón de la inflación más alta del mundo, la escasez de productos básicos y las reservas en moneda extranjera tambaleantes, Maduro ha rehuido devaluar el bolívar o subir los precios de la nafta, medidas políticamente impopulares que impulsarían las finanzas del país. El precio del petróleo venezolano, que representa 95 por ciento de sus ingresos por exportaciones, se desplomó hasta un mínimo de 47.05 dólares el barril, 16 por ciento más bajo que el nivel necesario para evitar una cesación de pagos, dice Jefferies Group LLC.

“Hacer anuncios para decir simplemente que habrá anuncios es quijotesco en un momento como éste”, dijo en un mensaje por correo electrónico Jorge Piedrahita, máximo responsable ejecutivo de Torino Capital LLC en Nueva York. “Maduro está demostrando escaso liderazgo”.

MÁS DETALLES

La oficina de prensa del Ministerio de Finanzas no respondió a un correo electrónico ni a dos llamadas telefónicas de consulta respecto del momento en que tendrán lugar los anuncios sobre la política y la caída de los bonos del país.

El ministro de Finanzas, Rodolfo Marco Torres, dijo el 6 de enero que el gobierno dará más detalles sobre los cambios en el sistema cambiario cuando Maduro regrese de un viaje a países que incluye a China, Irán, y otros productores de petróleo.

“A veces hay una conspiración internacional para tratar de que el mundo vea a Venezuela en bancarrota” dijo ayer Maduro en Pekín. “Venezuela es una potencia económica por derecho propio, con una población productiva, con un potencial económico gigantesco, con las reservas petroleras más grandes del mundo”.

La caída del 52 por ciento en el precio del crudo de Venezuela desde junio intensificó la presión para que Maduro devalúe la moneda del país, lo cual daría al gobierno más bolívares por cada dólar de ingreso de las exportaciones del productor petrolero estatal y reduciría la brecha de precio con el mercado negro, donde la moneda local es un 96 por ciento más barata, según dolartoday.com.

El país podría enfrentar una inflación de cuatro dígitos ya este año si no se devalúa el bolívar, dijo el economista Francisco Rodríguez de Bank of America Corp. el 28 de diciembre. Los precios al consumidor subieron 63.6 por ciento en los 12 meses previos a noviembre.

La nafta en Venezuela cuesta 4 centavos el galón (4.54 litros), la más barata del mundo.