Mundo

Diplomáticos turcos huyen al ser investigados por golpe de Estado

El ministro de Relaciones Exteriores, dijo a la cadena privada NTV que dos agregados militares en Grecia, un oficial de la Marina y otro del Ejército, habían huido en auto y ferry hacia Italia, pero que funcionarios turcos buscarían su regreso al país.
Reuters
11 agosto 2016 8:58 Última actualización 11 agosto 2016 8:59
Turquía

(Reuters)

ANKARA.- Dos agregados militares turcos en Grecia huyeron a Italia, otros fueron capturados en el extranjero y algunos diplomáticos se dieron a la fuga después de ser convocados como parte de una investigación del fallido golpe de Estado del mes pasado, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía.

Turquía, que tiene las segundas mayores fuerzas armadas de la OTAN, ha destituido o detenido a miles de soldados, incluyendo a casi la mitad de sus generales, desde el intento de golpe del 15 de julio, en el que tropas con tanques y aviones de guerra intentaron tomar el poder.

Aliados occidentales temen que el presidente Tayyip Erdogan esté usando el fallido golpe y la purga para reforzar su control del poder, pero muchos funcionarios turcos se ven frustrados por lo que ven como una falta de apoyo occidental por un violento golpe en el que murieron 240 personas.

Desde el fallido golpe de Estado se han realizado numerosas "manifestaciones democráticas", mayormente asistidas por seguidores de Erdogan pero también por parte de la oposición.

El ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, dijo a la cadena privada NTV que dos agregados militares en Grecia, un oficial de la Marina y otro del Ejército, habían huido en auto y ferry hacia Italia, pero que funcionarios turcos buscarían su regreso al país.

Cavusoglu dijo que un agregado militar basado en Kuwait también había intentado escapar a través de Arabia Saudita, pero había sido enviado de vuelta, al igual que dos generales basados en Afganistán que habían sido capturados en Dubái por fuerzas de los Emiratos Árabes Unidos y devueltos a Turquía.

La búsqueda de oficiales y funcionarios turcos fugitivos en el exterior es una ampliación de las duras medidas tomadas en el país, donde decenas de miles de soldados, policías, maestros y empleados públicos han sido detenidos, despedidos o puestos bajo investigación por supuestos lazos con el golpe de Estado, que las autoridades culpan a un clérigo que vive en Estados Unidos.

El clérigo Fethullah Gulen niega estar involucrado y ha condenado el intento de golpe. Pero dice que Erdogan está usándolo para reforzar su control del poder en Turquía.