Mundo

Diálogo secreto EU-Irán preparó acuerdo

01 febrero 2014 10:7 Última actualización 24 noviembre 2013 10:28

 [Secretario de Estado de EU, John Kerry, habla con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif. / Reuters]  


AP
Washington.- Estados Unidos e Irán sostuvieron secretamente una serie de conversaciones directas de alto nivel el año pasado, una riesgosa apuesta diplomática por parte del gobierno de Barack Obama que preparó el terreno para el histórico acuerdo alcanzado en Ginebra el domingo en la madrugada encaminado a disminuir el programa nuclear de Teherán, se enteró The Associated Press.
Las conversaciones fueron mantenidas en secreto incluso para los amigos más cercanos de Estados Unidos, entre ellos sus socios en las negociaciones e Israel, hasta hace dos meses, y eso podría explicar cómo el acuerdo sobre el programa nuclear iraní pareció conjuntarse con tanta rapidez tras años de estancamiento e intensa hostilidad entre Irán y Occidente.
Pero el hecho de que el diálogo haya sido mantenido en secreto también podría explicar algunas de las tensiones entre Estados Unidos y Francia, que este mes se retractó de un acuerdo propuesto, y con Israel, que está furioso por el acuerdo y ha denunciado con gran molestia los contactos diplomáticos con Teherán.
Obama autorizó personalmente las conversaciones como parte de su esfuerzo —prometido en el discurso inaugural de su primer período— de acercarse a un país que el Departamento de Estado considera el estado más activo en el mundo en el patrocinio del terrorismo.
El diálogo se llevó a cabo en Omán, una nación de Oriente Medio, y sólo un pequeño círculo de personas estaba al tanto de él, se enteró la AP. Desde marzo, el subsecretario de Estado William Burns y Jake Sullivan, el principal asesor de política exterior para el vicepresidente Joe Biden, se han reunido al menos en cinco ocasiones con funcionarios iraníes.
En las últimas cuatro reuniones secretas, efectuadas desde que el presidente iraní reformista Hasán Ruhani inauguró su período presidencial en agosto, se generó gran parte del acuerdo consolidado formalmente después en negociaciones en Ginebra entre Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China, Alemania e Irán, dijeron tres altos funcionarios del gobierno estadounidense, los cuales hablaron a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para proporcionar su nombre al declarar sobre este esfuerzo diplomático tan delicado.
La AP recibió un aviso en marzo sobre la primera reunión estadounidense-iraní poco después de que ocurrió, pero la Casa Blanca y el Departamento de Estado pusieron en tela de juicio algunos elementos de la versión y la AP no pudo confirmar que se efectuó el diálogo diplomático. En el otoño, la agencia noticiosa se enteró de mayores indicios de diplomacia secreta y presionó a la Casa Blanca y a otros funcionarios para que proporcionaran mayores detalles. A medida que las conversaciones en Ginebra parecían estar llegando a una conclusión, altos funcionarios gubernamentales confirmaron a la AP los detalles de su amplio diálogo directo.
El acuerdo de Ginebra le proporciona a Irán un alivio de aproximadamente 7,000 millones de dólares en sanciones internacionales a cambio de que Teherán disminuya su enriquecimiento de uranio y otras actividades nucleares. Todas las partes se comprometieron a trabajar rumbo a un acuerdo final el año próximo que retiraría las últimas sospechas de Occidente de que el gobierno iraní intenta ensamblar un arsenal de armas atómicas.
Irán insiste en que su interés en el desarrollo de la energía nuclear es sólo para la investigación médica y la producción de energía con fines pacíficos.