Mundo

Sospechosos de atentados en España son imputados por delitos de terrorismo

Además, uno de los cuatro detenidos tras los atentados en Barcelona y Cambrils confirmó que la célula yihadista, integrada por 12 personas, alistaba un atentado de mayor envergadura.
Agencias
22 agosto 2017 6:29 Última actualización 22 agosto 2017 16:30
Sospechosos, atentados, Barcelona

Los sospechosos llegaron a las instalaciones de la Audiencia Nacional de Madrid. (Reuters)

MADRID.- Los cuatro sobrevivientes de la célula yihadista acusada de los ataques en Cataluña que dejaron 15 muertos y 120 heridos fueron imputados por delitos de naturaleza "terrorista", y uno de ellos admitió que planeaban un ataque de mayor envergadura.

Los sospechosos fueron imputados de "integración en organización terrorista, delito de asesinato terrorista, estragos y tenencia de explosivos", indicó una fuente judicial luego que comparecieran ante el tribunal.

Sin embargo, sólo dos sospechosos fueron encarcelados y un tercero liberado, informó la fuente.

El juez encargado de la investigación decidió dejar libre a ese sospechoso, cuyos indicios de culpabilidad son escasos, aunque sigue imputado, según el dictamen sobre su caso. Lo puso bajo control judicial.

El magistrado también prefirió investigar más para decidir si libera o no a un cuarto sospechoso, dándose tres días para tomar su decisión.

Los cuatro son sobrevivientes de la célula de 12 miembros que la policía señala como responsable de los atropellos masivos en Barcelona y Cambrils, otra turística localidad catalana, el jueves y viernes.

El primero en declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, jurisdicción especializada en terrorismo, fue Mohamed Houli Chemlal, quien admitió que el grupo planificaba un atentado más mortífero.

Nacido en el enclave español de Melilla, Chemlal resultó herido en una explosión accidental la noche del miércoles en una vivienda en Alcanar (200 kilómetros al sur de Barcelona), donde la policía sospechaba que el grupo fabricaba explosivos para perpetrar atentados mayores.

Esa deflagración, en la que murieron dos miembros de la célula, precipitó según la policía los ataques, ya que al verse sin sus explosivos, el grupo optó por atentados más rudimentarios.

En esa vivienda la policía encontró 120 bombonas de gas y restos de un potente explosivo casero favorecido por ISIS, grupo yihadista que reivindicó el doble atentado en Cataluña.

Los otros tres detenidos llevados a la Audiencia Nacional bajo fuertes medidas de seguridad son los marroquíes Driss Oukabir, Mohammed Aallaa y Salh El Karib, según una fuente cercana a la investigación en Cataluña.

NEXOS EN EL EXTRANJERO

La policía investiga las posibles ramificaciones internacionales de la célula, varios de cuyos miembros viajaron al extranjero.

Al menos uno de los sospechosos, cuyo nombre no ha trascendido, viajó a Zúrich en diciembre, según la policía federal suiza, que halló a pedido de las autoridades españolas, rastros de su permanencia una noche en un hotel.

El imán (guía musulmán) marroquí Abdelbaki Es Satty, considerado el principal adoctrinador del grupo, y muerto la noche del miércoles en la deflagración de la vivienda en Alcanar, viajó a Bélgica entre enero y marzo de 2016.

Y el Audi A3 utilizado en el ataque de Cambrils fue fotografiado por un radar cerca de París el 12 de agosto con cuatro personas a bordo, según dijo el ministro francés del Interior, Gérard Collomb, quien recibirá el miércoles en la capital francesa a su homólogo español.

Luego de una intensa búsqueda por toda Europa, el autor material del atropello masivo en La Rambla de Barcelona, el marroquí de 22 años Younes Abouyaaqoub, fue abatido la tarde del lunes por la policía en una región de viñedos a 50 kilómetros de la capital catalana.

El sospechoso llevaba un cinturón de explosivos que resultó falso y gritó "Alá es grande" antes de que los agentes hicieran uso de sus armas.

De los cuatro sospechosos llevados al tribunal, arrestados en Ripoll y Alcanar, tres son marroquíes y el otro nació en el enclave español de Melilla, en el norte de Marruecos. Sus edades son 21, 27, 28 y 34 años y ninguno tenía antecedentes por delitos de terrorismo, al igual que el resto de la célula.

"Los 12 objetivos iniciales en relación a los atentados están muertos o detenidos, pero eso no quiere decir que la investigación se cierre", advirtió en Twitter la policía catalana, cuyo jefe dijo que se indagarán posibles nexos del grupo en el extranjero.

"Hoy desde luego la ciudad se levanta mucho mas tranquila", afirmó Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona.

HOMENAJES

En la ciudad catalana, la más turística de España, los homenajes a las víctimas se han multiplicado, con altares con flores y velas de colores en La Rambla.

España no vivía un hecho similar desde el 11 de marzo de 2004, cuando una serie de bombas estallaron en trenes de cercanías en Madrid, causando 191 muertos, un ataque reivindicado por Al Qaida.

En La Rambla, varios centenares de musulmanes se manifestaron el lunes en rechazo al terrorismo, con pancartas con lemas como "Somos musulmanes, no terroristas".

Con información de AFP y AP