Mundo

Demandan a Venezuela rectificar planes de seguridad ante el delito

En el conteo del Observatorio Venezolano de la Violencia, sólo en junio pasado hubo 430 asesinatos a manos de la  delincuencia en ese país; el director del organismo asegura que así como crece el número de delitos también crece la impunidad. 
Lissette Cardona/ Corresponsal
29 julio 2015 23:24 Última actualización 30 julio 2015 5:25
Escena de vigilancia en una calle de Caracas. (Archivo/Reuters)

Escena de vigilancia en una calle de Caracas. (Archivo/Reuters)

CARACAS.- Junio cerró con números rojos en Venezuela. Fueron asesinadas 430 personas en el país sudamericano durante el sexto mes de 2015, lo que eleva el número de muertos a manos de la delincuencia a 2 mil 643 solo en el primer semestre del año.

La violencia se instaló en Venezuela a partir del año 2000. Desde ese momento empezó a subir escalones en la lista de las naciones más violentas del mundo. Las cuentas que lleva el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), organismo no gubernamental dedicado a la evaluación del flagelo, lo ubican como uno de los que padece el mayor índice de homicidios en América Latina y el Caribe. El derramamiento de sangre no para y cada año la cifra negra supera a la del previo.

La ONG presentó el informe El derecho a la vida en Venezuela, en el que detalla los datos en torno a las muertes violentas en el país ante el Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, al que pidió que intercediera con el gobierno del presidente Nicolás Maduro para lograr una rectificación de la política de seguridad, que ha fracasado.

“En 2014 hubo, según estudios del OVV, 24 mil 980 asesinatos y la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes llegó a 82. Entre 1998 y 2014 se cometieron 231 mil 562. La violencia homicida es la tercera causa de muerte en Venezuela; es la primera causa de muerte entre los jóvenes y es la causa del mayor número de años de vida potenciales perdidos. Aunado a ello, la inseguridad ciudadana es el principal problema social que afecta a todos los venezolanos”, señala el texto.

Aunque el gobierno desmintió la cifra, no ha presentado datos actualizados desde 2005. Sin embargo, en 2012, año en el que Venezuela pasó a encabezar las listas de asesinatos en América Latina, se coló entre los medios de comunicación el Anuario de Mortalidad del Ministerio de Salud, en el que se reconocía que se cometieron 9 mil 942 homicidios, equivalentes a 27 diarios, en ese año. El número está por debajo de los 21 mil 416 contabilizados por el OVV, que equivaldrían a 59 cada día.

PRIMER PUESTO
Por su lado, la Oficina de Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODC) colocó en 2013 en el primer puesto a Honduras, con 91.4 asesinatos por cada 100 mil habitantes, seguido por Venezuela, con 53.7; Belice, con 44.7 y El Salvador, con 41.2. Más abajo aparecieron Colombia (30.8) y México (21.5).

La percepción en las calles de esta capital y de otras ciudades es que el problema se agrava. Por ello el Comité de Derechos Humanos de la ONU, encargado de examinar la aplicación y cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, llamó la atención de Caracas y el 29 de junio, durante su examen anual, solicitó al gobierno los números reales sobre la criminalidad y un reporte detallado de las medidas que se tomaron para controlarla.

1
    

    

Obsevatorio Venezolano de la Violencia

El sociólogo Roberto Briceño León, director del OVV, señala con insistencia que la impunidad alienta que el delito crezca al ritmo de una “epidemia”.

Su afirmación quedó ratificada en el informe presentado a la ONU el 29 y 30 de junio. “En 1998, por ejemplo, por cada cien homicidios se detuvo a 110 sospechosos; sin embargo, apenas dos años después se detuvo a solo 18 sospechosos. En 2007, 2008 y 2009, por cada cien homicidios se detuvo a nueve sospechosos”, expone.

Visto de otra manera, “en esos tres años 91 por ciento de los homicidas quedó libre, sin haber tenido ni siquiera una detención como sospechoso. Entre 1998 y 2009 se produjeron 23 mil 46 detenciones frente a 123 mil 91 homicidios perpetrados, lo que significa que, a 2009, había 100 mil 45 homicidas impunes.

La impunidad deja sin derecho a la justicia a las víctimas y sus familiares, fomenta el incumplimiento de la ley y la convierte en un adorno, destruye la convivencia e impide el progreso social y económico”, precisa el documento.

SIN INVESTIGACIÓN

La impunidad y la falta de investigación han hecho que se cometan nuevos tipos de crímenes, con un elevado nivel de violencia. En los últimos dos años se revelaron al menos siete casos de personas asesinadas y desmembradas. Cada parte de sus restos fue hallada en zonas distantes entre si y del sitio donde se cometió cada homicidio.