Mundo

Default negociado,
pide Puerto Rico
a sus acreedores

La deuda de Puerto Rico está cerca de los 73 mil millones de dólares, los cuales el gobernador Alejandro García Padilla acepto que la isla del Caribe no puede pagar. 
Agencias
30 junio 2015 0:49 Última actualización 30 junio 2015 5:0
El gobernador Alejandro García Padilla, ayer por la noche. (Televisión de Puerto Rico)

El gobernador Alejandro García Padilla, ayer por la noche. (Televisión de Puerto Rico)

SAN JUAN.- Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico, manifestó en un mensaje en cadena nacional que la situación del Estado Libre Asociado es más crítica de lo que se tenía previsto, con una deuda pública de 73 mil millones de dólares, contraída sobre todo en bonos en poder de fondos de inversión norteamericanos que buscará renegociar, junto a la creación de un grupo de trabajo que propondrá para el 30 de agosto medidas de ajuste fiscal.

El grupo, detalló el mandatario, iniciará pláticas para la reestructuración del adeudo y “la meta será lograr una moratoria negociada con los bonistas para posponer por un número de años los pagos, de tal forma que ese dinero se invierta aquí”, afirmó.

Dijo que de alcanzarse un acuerdo, el servicio de la deuda se extenderá más de diez años y requerirá de “sacrificios compartidos” por los acreedores. “A los que quieran cooperar ––indicó––, bienvenidos.

Ahora bien, a aquéllos que pretendan explotar esta situación, para sacarle provecho financiero o político a costa del pueblo, les digo que Puerto Rico estará unido frente a ellos”.

García Padilla descartó recortes en educación, salarios y empleos, como recomendó un informe preparado por exfuncionarios del FMI encabezados por la economista Anne Krueger. El diario The New York Times publicó una entrevista con el gobernador en el que aceptó que la isla caribeña no puede pagar, por lo que pediría “concesiones significativas” a los acreedores.

Según el documento, la economía padece una recesión de diez años y para remontarla necesita no sólo reestructurar su adeudo, sino también reformas que incluyan disminuir el número de maestros y elevar impuestos a la propiedad.