Declinan enjuiciar por tercera vez a agente acusado de matar a mexicano
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Declinan enjuiciar por tercera vez a agente acusado de matar a mexicano

COMPARTIR

···

Declinan enjuiciar por tercera vez a agente acusado de matar a mexicano

Fiscales pidieron al juez que cancelara la audiencia tras desistirse de interponer de nuevo acusaciones contra Lonnie Swartz por el homicidio de José Antonio Elena Rodríguez.

07/12/2018
Lonnie Swartz, a la izquierda, es acusado de disparle al adolescente mexicano José Antonio Elena Rodríguez.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

TUCSON.- La Oficina del Procurador Federal en Arizona declinó presentar cargos para juzgar por tercera vez al agente de la Patrulla Fronteriza, Lonnie Swartz, por el homicidio del adolescente mexicano José Antonio Elena Rodríguez, a quien le disparó a través de la cerca fronteriza en octubre de 2012.

El 21 de noviembre pasado, Swartz fue declarado no culpable de homicidio involuntario, pero el jurado no llegó a ninguna conclusión en un segundo cargo por homicidio voluntario, por lo que el juez Raner Collins, a cargo del caso, programó una audiencia para el 11 de diciembre en la Corte Federal de Tucson.

Sin embargo, los fiscales federales Mary Sue Feldmeier y Wallace Kleindeinst pidieron al juez en un documento presentado el jueves, que cancelara la audiencia, tras desistirse de interponer de nuevo acusaciones contra el agente fronterizo.

"Por la presente, el gobierno notifica que el nuevo juicio sobre el homicidio voluntario está prohibido bajo la cláusula de doble peligro de la Constitución, basada en el veredicto de absolución del jurado sobre la ofensa menor incluida de homicidio involuntario", explicaron los fiscales en el documento.

Swartz fue juzgado y absuelto en dos ocasiones por el homicidio de Elena Rodríguez, quien tenía 16 años al momento del incidente.

En el primer juicio, realizado en abril pasado, Swartz fue declarado inocente del cargo de asesinato en segundo grado, pero el jurado en ese proceso no pudo tomar una decisión sobre cargos menores de homicidio involuntario y homicidio no premeditado.

Los fiscales decidieron reabrir el caso y el segundo juicio se realizó entre octubre y noviembre pasados.

El 10 de octubre de 2012, Elena Rodríguez se dirigía caminando solo hacia su casa por la calle Internacional, una vía de Nogales, en Sonora, que corre paralela a la valla que limita la frontera, cuando el agente Swartz le disparó a través de la cerca fronteriza desde el lado estadounidense.

La autopsia determinó que el adolescente recibió ocho balazos en la espalda y dos en la cabeza, mientras que un video mostró que el agente le siguió disparando cuando Elena Rodríguez se encontraba ya tirado en el suelo.

Los fiscales argumentaron que el uso de la fuerza letal por parte de Swartz no estaba justificado y que el agente había seguido disparando al adolescente después de que fue derribado por los balazos.

Los abogados defensores de Swartz admitieron que éste disparó y mató al adolescente, pero argumentaron que lo hizo en defensa propia, al sostener que Elena Rodríguez le lanzó piedras para ayudar a un par de traficantes de droga a escapar hacia el lado mexicano.

Los abogados defensores señalaron además que como el adolescente murió a causa de uno de los primeros balazos, el resto de los disparos son legalmente irrelevantes.

Swartz declaró que tuvo que tomar una decisión en una fracción de segundo y eligió defenderse a sí mismo y disparar a través de la valla fronteriza en Nogales, para proteger su vida al estar siendo atacado por un grupo de personas que le lanzaban piedras desde el lado mexicano de la frontera.

La parte acusadora aseguró que Swartz no tenía por qué haber usado la fuerza letal y en su lugar pudo haberse cubierto o poner una mayor distancia entre él y quienes le lanzaban piedras, como testificaron otros agentes en el lugar.

Swartz es uno de los pocos miembros de la Patrulla Fronteriza que ha enfrentado juicios por usar la fuerza letal. Hasta ahora, ningún agente fronterizo ha sido declarado culpable en alguno de los casos.