Mundo

Debate del jueves, primer filtro para republicanos 

Sólo diez de los 17 precandidatos a la Casa Blanca intervendrán en el encuentro estelar en Cleveland; Trump adelanta que no atacará a rivales; Bush reitera promesa de reforma migratoria.
Agencias 
03 agosto 2015 0:26 Última actualización 03 agosto 2015 5:0
Donald Trump seguró que él no atacará a sus rivales. (Reuters)

Donald Trump seguró que él no atacará a sus rivales. (Reuters)

WASHINGTON.- El Partido Republicano de Estados Unidos comenzará el jueves la depuración de su inédito y nutrido contingente de 17 aspirantes a la candidatura para la Casa Blanca en los comicios de noviembre de 2016, mediante un primer debate en Cleveland que se transmitirá en cadena nacional y al que sólo asistirán los diez mejor situados en las encuestas, de acuerdo con las reglas fijadas por la televisora Fox News y aceptadas por el mando del instituto opositor.

Por lo pronto, Donald Trump, quien encabeza los sondeos, declaró que no planea atacar a sus rivales y minimizó su papel, al señalar que “no soy un polemista”. Pero no se descarta que dé una sorpresa, luego de abrirse paso al primer lugar con declaraciones racistas contra los inmigrantes y México, seguidas por críticas al senador John McCain, nominado por los republicanos a la elección por el Ejecutivo en 2008 y exprisionero de guerra en Vietnam. “No creo que vaya a estar tirando golpes. No estoy pensando atacarlos”, indicó el controvertido empresario, quien dijo que fue blanco repetido de sus adversarios, por lo que debió responder a cada uno con un “contragolpe”.

Las encuestas exponen que Trump mantiene amplia ventaja sobre sus principales contendientes, Jeb Bush, exgobernador de Florida, y Scott Walker, gobernador de Wisconsin. Aunque acostumbrado a la television por los reality shows a los que ha sido invitado, el magnate neoyorquino nunca ha participado en un debate político y podría perder la paciencia muy rápido, por lo que insistió en que “no soy un polemista. Los políticos, siempre lo digo, son todo palabras y nada de acción. Ellos debaten todo el tiempo, yo no debato, construyo”.

Asesores de los otros precandidatos adelantaron que en la arena Quicken Loans de la urbe de Ohio se concentrarán en los temas nacionales y no dejarán que Trump les robe el show, para lo que tratarán de dar una impresión favorable a los electores, en vez de enredarse con él.

Por la tarde, se informó que Sam Nunberg, asistente del equipo de campaña de Trump, fue despedido luego de que se revelara que desde 2007 publicó comentarios discriminatorios e insultos en Facebook, entre ellos uno que calificó al presidente Barack Obama como “apaciguador socialista marxista islamo fascista nazi”.

Bush se declaró sorprendido por el avance que ha logrado Trump y consideró que “ha capturado la profunda frustración que la gente siente” ante el panorama general de EU, pero anticipó que perderá su ventaja, pues “como candidato tiene que ofrecer un plan, no solo hablar de emoción y por eso no estoy tan preocupado”. Dijo en entrevista de televisión que “cuando escuché sus declaraciones contra inmigrantes y mexicanos, a los que acusa de que solo llegan criminales y violadores, me sentí herido de escuchar a alguien hablando de forma tan vulgar”.

Insistió en que a largo plazo “ya no tendrá la misma presencia” y adelantó que su participación en el debate de ninguna manera se basará en hablar de sus contrincantes. “Solo veo la oportunidad de hablar de mí y de lo que he hecho como gobernador por ocho años”. También reiteró que en caso de llegar a la Casa Blanca impulsará una reforma migratoria que legalizaría a once millones de indocumentados en EU.

USAR SANCIONES 

En cuanto a la reanudación de relaciones diplomáticas con Cuba, Bush recalcó que “no se puede dar reconocimiento a los hermanos Castro sin que ellos hayan hecho nada. No han hecho nada para recibir el reconocimiento diplomático. Queremos la libertad en Cuba, pero basada en hechos. De ninguna manera debemos ser pasivos y dejar que sus líderes puedan viajar libremente. Debemos usar las sanciones”, concluyó.

El inicio de la recta decisiva para los precandidatos del “Gran Viejo Partido” (GOP) al Ejecutivo norteamericano se producirá hoy en el St. Anselm College de Manchester, Nueva Hampshire, donde aparecerán por separado para responder a preguntas del público. Trump declinó la invitación, al igual que Mike Huckabee, pastor anglicano y exmandatario de Arkansas, que ya fue aspirante en 2008. La semana pasada causó polémica, al asegurar que el acuerdo nuclear entre EU y otras potencias con Irán “conducirá a los judíos al horno”.