Mundo

Debaltseve cae en manos de rebeldes; Ejército ucraniano se retira

Según el presidente Petro Poroshenko el ejército había retirado al 80 por ciento de sus soldados de la ciudad y está pendiente todavía la salida de dos columnas más; negó que las tropas de Kiev estaban rodeadas por prorrusos y afirmó que los soldados se retiraban con su armamento y munición.
AP
18 febrero 2015 6:55 Última actualización 18 febrero 2015 6:56
Ucrania

El ejército ucraniano está saliendo de Debaltseve, luego de que cayera en manos de prorrusos. (Reuters)

ARTEMIVSK. Tras varias semanas de intensos y constantes combates, el disputado núcleo ferroviario de Debaltseve cayó ante las fuerzas rebeldes en el este de Ucrania. El presidente de Ucrania confirmó que había ordenado la retirada de las tropas del gobierno y los separatistas, con apoyo ruso, dijeron haber tomado a cientos de soldados como prisioneros.

Periodistas de Associated Press vieron varias docenas de soldados ucranianos retirándose con sus armas desde Debaltseve, cubiertos de tierra y con aspecto cansado. Algunos de ellos viajaban a Artemivsk en camionetas, mientras que otros, sin afeitar y visiblemente afectados, iban a pie.

Un soldado habló de importantes pérdidas en las filas del ejército de Kiev, mientras que otro dijo que llevaban días sin poder conseguir comida por los bombardeos rebeldes.

"Estamos muy contentos de estar aquí", dijo el soldado hambriento. "Estuvimos rezando todo el tiempo y nos despedimos de la vida un centenar de veces".

Para la mañana de este miércoles, el ejército había retirado al 80 por ciento de sus soldados de la ciudad y está pendiente todavía la salida de dos columnas más, dijo el presidente ucraniano, Petro Poroshenko. El mandatario negó las afirmaciones de los rebeldes — despaldados por Rusia — de que las tropas de Kiev estaban rodeadas y afirmó que los soldados se retiraban con su armamento y munición.

"Debaltseve estaba bajo nuestro control, nunca estuvo rodeada. Nuestras tropas y formaciones han salido de forma organizada y planeada", explicó en declaraciones televisadas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a Kiev durante una visita a Budapest que reconociese su derrota en la disputada ciudad diciendo que "la única opción " de las tropas gubernamentales era "dejar atrás el armamento, deponer las armas y rendirse".

Rusia ha negado apoyar a los separatistas con tropas y armas, sin convencer a los gobiernos occidentales y a Ucrania, que señalan lo que dicen son imágenes por satélite de la OTAN de armas rusas en el este de Ucrania.

Poroshenko intentó mostrar el repliegue como una decisión táctica que "supone un bochorno sobre Rusia, que ayer pidió a las tropas ucranianas que depusieran las armas, izaran la bandera blanca y se rindieran".

"Las fuerzas ucranianas... golpearon en los dientes a los que intentaban rodearlas", afirmó desde el aeropuerto de Kiev mientras viajaba al este del país para "dar la mano" a los soldados que se retiraron de Debaltseve.

El presidente negó las afirmaciones rebeldes sobre grandes bajas y cientos de prisioneros entre las tropas ucranianas.

La televisión estatal rusa mostró imagines de varias docenas de soldados ucranianos escoltados por los rebeldes por una calle de la localidad.

Los intensos combates alrededor de la ciudad que conecta dos importantes bastiones separatistas, Donetsk y Luhansk, habían aumentado a pesar del alto el fuego acordado por líderes europeos para la región, que entró en vigor el pasado domingo.

Algunos soldados que se retiraban dijeron que no habían recibido refuerzos del gobierno en Debaltseve y que llevaban caminando y replegándose todo un día. Un soldado que se presentó solo como Nikolai dijo que ni siquiera estaba seguro de su se estaba retirando o cambiando de posición a fuera de la ciudad.

Se esperaba que los líderes de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia, que negociaron el acuerdo de alto el fuego la semana pasada, hicieran declaraciones a lo largo del día sobre la aplicación del acuerdo, indicó el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius.