Mundo

Cumbre del G-7 estudiará Rusia, Grecia y la Brexit

Durante la cumbre que se realizará en Alemania este domingo y lunes, podrían tratar las sanciones a Rusia por el conflicto en Ucrania que son cada vez más cuestionadas por los intereses económicos dentro de la UE, además de la posible salida de Grecia de la Eurozona.
Gabriel Moyssen
04 junio 2015 21:53 Última actualización 05 junio 2015 5:0
Etiquetas
G-7

Manifestaciones en contra de la Cumbre de G-7 que se realizará en Alemania. (Reuters)

La Unión Europea llegará dividida y con problemas a la 41 Cumbre del Grupo de los Siete (G-7) países más industrializados que tendrá lugar en Krün, Alemania, el domingo y lunes, pues Gran Bretaña insiste en renegociar sus tratados clave para mantenerse en el bloque de cara al referendúm que efectuaría en 2017.

Además la crisis griega, desactivada temporalmente, amenaza con detonar una moratoria o la salida de Atenas de la Eurozona y las sanciones a Rusia por el conflicto en Ucrania, asimismo, son cada vez más cuestionadas por los intereses económicos dentro de la UE.

Poco antes de asistir a Dresde, sede de la reunión ministerial previa al encuentro de jefes de Estado y de gobierno que se realizará en la población bávara citada, Jack Lew, secretario del Tesoro de Estados Unidos, pidió a Bruselas dejarse de “politiquerías” con Grecia, al expresar su preocupación de que un error pueda llevar a consecuencias impredecibles para la economía global.

Y es que apenas ayer el premier Alexis Tsipras decretó el primer aplazamiento de un pago al FMI (por 301 millones de euros) desde los años ochenta, al no llegar a un acuerdo con esa institución, la UE y el Banco Central Europeo, cuando Atenas, en peligro de bancarrota, enfrenta vencimientos de su deuda este mes por casi mil 600 millones de euros.

Por su lado, pese a que el primer ministro británico, David Cameron y la canciller federal alemana, Angela Merkel, acordaron seguir dialogando en su última entrevista, Berlín y Francia han sido explícitos en su rechazo a abrir los tratados fundacionales de Roma, Maastricht y Lisboa, que para Londres llevan a un creciente poder del Parlamento Europeo que interfiere en sus asuntos internos, como los límites que pretende imponer al libre movimiento de ciudadanos comunitarios para proteger su mercado laboral.

de la cumbre del g7

Una solución que se ha propuesto a fin de evitar la salida británica, llamada Brexit, sería la de un trato diferenciado para Londres, pero a cambio de perder su veto en el bloque.

El fantasma de una guerra generalizada, asimismo, sigue rondando a Ucrania, ya que si bien Merkel y el presidente galo, Francois Hollande, lograron un cese al fuego con el Acuerdo de Minsk este año, se teme que se reanuden las hostilidades alrededor de puntos clave como el aeropuerto de Donetsk, en la zona oriental prorrusa bajo control rebelde.

Las sanciones económicas y diplomáticas contra Moscú, además, son cuestionadas en Alemania, uno de los principales socios comerciales del gigante euroasiático; Matthias Platzeck, titular del Foro Ruso Germano, dijo que “el proceso de desintegración de Oriente Medio en Siria e Irak, así como el de Afganistán, solo puede resolverse con Rusia”, que sorprendió a la UE al imponer restricciones de viaje a 89 de sus políticos y militares.