Mundo

Cubanos juran mantener vivos ideales de Fidel

Miles acuden a la Plaza de la Revolución a dar el útimo adiós al Comandante. Además, en todos los municipios cubanos se habilitaron lugares donde quienes lo deseen pueden acudir para firmar un compromiso a seguir las ideas del Comandante.
Corresponsal Vivian Núñez
28 noviembre 2016 21:15 Última actualización 29 noviembre 2016 5:0
Etiquetas
Miles de cubanos esperan entrar al Monumento José Martí, en La Habana.

Miles de cubanos esperan entrar al Monumento José Martí, en La Habana.

LA HABANA.- En filas cerradas e ininterrumpidas, miles de cubanos avanzaron desde las nueve de la mañana y durante toda la noche hacia el Mausoleo a José Martí, en la Plaza de la Revolución de La Habana, para brindar postrero tributo a Fidel Castro, fallecido la noche del pasado viernes a los 90 años.

Además, en todos los municipios cubanos se habilitaron lugares donde quienes lo deseen pueden acudir para firmar, no un libro de condolencias, sino un juramento con el que se comprometen a seguir las ideas del Comandante, presentes en el concepto de revolución que él hizo público el primero de mayo del 2000, y en el que aseguró, entre otros elementos, que “Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

Un silencio sobrecogedor cubrió toda la Plaza de la República, roto sólo por esporádicos vivas a Fidel y a Cuba, mientras los organizadores de las honras fúnebres trataban de agilizar el paso de las personas y hacer dobles las filas que entraban al Memorial, donde los espera una foto del exmandatario durante la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, en cuya base se encuentran las condecoraciones recibidas y flores blancas.

No están las cenizas de Fidel Castro. Su hermano Raúl, el presidente cubano, no participó en las primeras guardias de honor, pero sí rindieron tributo al exmandatario, junto a los militares, varios miembros del gabinete y de la dirección del Partido Comunista, que luego fueron sustituidos por estudiantes.

Cubanos de cuatro generaciones, cada quien a su manera, se concentraron durante horas para despedir a Fidel Castro, en una demostración de duelo que continuará hasta el mediodía de este martes. Estaban médicos con sus batas blancas, constructores con sus cascos y hasta adolescentes con la palabra Fidel escrita en rostros y brazos.

“Estoy aquí en agradecimiento a lo que él hizo por mi país, nadie me obligó”, aseguró a El Financiero Celia María Flores, de 24 años, mientras que el médico especialista en oncología Yogel Sariel Acosta, de 34 años y quien en tres ocasiones laboró fuera de la isla en misiones de ayuda humanitaria, consideró que Fidel Castro dejó “un legado que permanecerá”.

Los homenajes se iniciaron con 21 salvas de artillería que fueron disparadas simultáneamente en La Habana y en Santiago de Cuba, y a partir de entonces, cada hora, se dispara una salva de cañón, hasta el 3 de diciembre, cuando las cenizas de Castro lleguen a la oriental Santiago de Cuba para la inhumación, un día después, en el cementerio de Santa Ifigenia. Veinticuatro jefes de Estado y de gobierno confirmaron su presencia en los funerales del líder cubano, aunque los grandes ausentes serán los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Rusia, Vladimir Putin.