Mundo

Cuba 'sembrará nubes' ante la peor sequía que afecta la zona oriental 

Un avión ruso Yak-40 inyectará reactivos químicos que para aumentar la condensación y provocar lluvias en las zonas que alimentan el río Cauto, el más grande del país y la principal fuente de agua para los embalses de la región.
Reuters
28 agosto 2015 13:29 Última actualización 28 agosto 2015 13:30
Tierra árida por falta de lluvias. (Cuartoscuro/Archivo)

En los últimos años, la sequía se ha apoderado de California, sus presas no se llenan ni a la mitad, lo que repercute en diferentes sectores. Uno de ellos es la agricultura, debido a esto los precios de los vegetales se disparan en los supermercados. Como una medida para solucionar este problema, el gobernador Jerry Brown dictó una orden de reducción considerable en el consumo de agua en el estado.

LA HABANA. Cuba lanzará una campaña de dos meses para promover el incremento artificial de lluvias o "siembra de nubes" en la parte oriental de la isla caribeña, con la esperanza de aliviar la peor sequía que sufre el país en más de un siglo, según lo publicado en Granma, diario del gobernante Partido Comunista.

Un avión ruso Yak-40 estará listo para emprender acciones a partir del 15 de septiembre, con el objetivo de incrementar las precipitaciones en zonas que alimentan el río Cauto, el más grande del país y la principal fuente de agua para los embalses de la región.

La "siembra de nubes" incluye la inyección de reactivos químicos para que sean aplicados por aspersión y puedan aumentar la condensación de agua y por lo tanto provocar las lluvias.

"El período de enero hasta la fecha ha sido el más seco desde 1901", dijo a Granma, Argelio Fernández, especialista de Servicios Hidrográficos de Cuba.

Fernández dijo que la "siembra de nubes" puede comenzar por la central provincia de Camagüey, una región ganadera, donde los rebaños están sufriendo de hambre y sed por la sequía.

Con los depósitos en torno al 35 por ciento de la capacidad y en algunas provincias muy por debajo del 20 por ciento, las autoridades cubanas están cada vez más alarmadas cuando quedan sólo dos meses de la temporada de lluvias, que se extiende desde mayo a octubre.

Granma dijo que se prevé que la sequía pueda persistir hasta marzo del 2016.

La sequía podría llevar a un mayor racionamiento de agua en las grandes ciudades y a tomar decisiones difíciles en cuanto a la distribución del agua para la siembra de invierno, la temporada turística y la molienda de caña de azúcar, que comienza en noviembre.

A principios de este mes, Cuba puso en alerta su sistema de defensa civil debido a que la extensa sequía amenaza con empeorar en los próximos meses.